A cinco meses del peor desastre ambiental en la industria minera del país de los tiempos modernos –calificado así por el gobierno federal- el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud, anunció que a partir de este miércoles iniciará la remediación de los primeros 30 kilómetros de los 276 kilómetros de los ríos Bacanuchi y Sonora afectados.

En conferencia de prensa el funcionario federal explicó que comenzarán con la remoción de 28,183 metros cuadrados de suelo contaminado; tarea que deberá realizar Grupo México, empresa responsable del derrame.

Por su parte, el titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro expuso que leyes vigentes sobre este tema en particular, hablan de sanciones que pudieran llegar, por cada irregularidad, hasta 3 millones de pesos.

Precisó que entes de culminar la primera quincena de febrero, se deberá resolver los cuatro procedimientos que Grupo México enfrenta y puntualizó que, en tanto la empresa no presente condiciones necesarias para su reapertura, las secciones clausuradas permanecerán de esta manera.

Guerra Abud explicó que en colaboración con el Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se dividió el área en cinco zonas según las características geológicas, fisiográficas y ecológicas de la cuenca hidrológica del Río Sonora.

Precisó que los trabajos comenzaron en la zona uno, la cual abarca 30 kilómetros y de los cuales hay que remediar 28,183 metros cuadrados, distribuida con un volumen de suelos a remover de 2,818 metros cúbicos.

Asimismo señaló que en breve la empresa responsable presentará el programa de remediación de las zonas dos, tres, cuatro y cinco, y los trabajos comenzarán de manera paralela.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) encabeza un programa de remediación que incluye la perforación, equipamiento y conexión a la red de distribución de agua de 18 nuevos pozos; 37 plantas potabilizadoras para eliminar metales para la protección de la población; tres represos, uno de ellos de emergencia; limpieza de sedimentos, y monitoreo permanente por 5 años de aguas superficiales y subterráneas de todos los pozos (34 actuales y 18 nuevos). Los funcionarios afirmaron que el agua de la región ya es potable.

A la fecha los apoyos directos a la población suman 483.6 millones de pesos que, junto con otros apoyos como instalación de tinacos, nuevos pozos, reparto de agua en pipas, entre otras acciones, ascienden a 768 millones de pesos, que equivalen a 10 veces el Producto Interno Bruto (PIB) de la región Río Sonora, correspondiente al periodo septiembre-diciembre.

Por su parte, el Comisionado Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Mikel Arriola Peñalosa, informó que del derrame a la fecha se registraron 37 personas afectadas, (con dermatitis, gastroenteritis e intoxicaciones leves); dos de las cuales fueron hospitalizadas y dadas de alta.

[email protected]

mfh