Ciudad Juárez, Chihuahua.- Al pie del monumento a Benito Juárez de esta ciudad, Andrés Manuel López Obrador inició su tercera campaña por la Presidencia de la República. Prometió que en caso de ganar los comicios del 1 de julio, su principal acción sería desterrar la corrupción, incentivar el mercado interno para generar empleos y modernidad del país, y bajar impuestos (IVA e ISR) en la frontera donde crearía una zona franca.

“Nuestra propuesta tiene como objetivo, que se oiga bien y que se oiga lejos, es desterrar la corrupción y la impunidad, cortar de tajo con la corrupción y con la impunidad”, afirmó.  

 

Argumentó el sistema político desde 1983 ha operado, no para los ciudadanos, sino para la corrupción.

“En estos tiempos, el sistema en su conjunto ha operado para la corrupción, que se ha institucionalizado. No se trata, como antes, de actos delictivos individuales o de una red de complicidades para hacer negocios al amparo de los cargos públicos; ahora, la corrupción se ha convertido en la principal función del poder político y el encubrimiento, la impunidad y la complicidad son el principal aglutinante de los grupos que se han sucedido en el ejercicio del gobierno, sean del PRI o sean del PAN, es lo que yo llamo la mafia del poder”, consideró.

Refirió que de ganar las elecciones, no invitaría al gobierno a nadie que estuviera involucrado en actos de enriquecimiento ilícito. “Los servidores públicos serán hombres y mujeres de inobjetable credibilidad; ninguna persona con antecedentes de enriquecimiento ilícito, será invitada a participar en la función pública”, definió.

“Para que el gobierno deje de ser un comité al servicio de la minoría rapaz; (y para que ) que el gobierno represente a todos y a todas; a pobres y a ricos;  mayorías y minorías, a creyentes y a no creyentes; a pobladores del campo y de la ciudad; a mexicanos de todas las clases sociales, de todas las preferencias sociales y de todas las culturas”, añadió.

 

Delineó que en caso de ganar los comicios, habrá modernidad para el país, pero empezando desde los que menos tienen. “Habrá crecimiento económico horizontal, es decir, en todo el país, no sólo en pequeños islotes como ha venido sucediendo en los últimos 30 años”, aseveró.

Ante unos 10,000 simpatizantes, López Obrador explicó su estrategia en materia económica: “la política que se va a seguir será fortalecer el mercado interno, es decir, la economía nacional y se va a producir en México lo que consumimos”.

“Vamos a destinar presupuesto suficiente a la cultura, a la producción, a la creación de empleos, vamos a destinar presupuesto suficiente para el fomento al campo, vamos a rescatar al campo y a sus pobladores del abandono en que se encuentran. Va a haber financiamiento para programas de desarrollo regional de largo alcance, para la cobertura de necesidades básicas de la población”, puntualizó.

Planteó la creación de una zona libre franca en las fronteras para promover el desarrollo productivo y creación de empleos. Mencionó que en los 3,000 kilómetros de la frontera norte,  “se van a recorrer  las aduanas hacia el sur, tierra adentro, de 20 a 30 kilómetros en la línea divisoria; estamos hablando de recorrer nuestras aduanas”.

 

Indicó que en la zona libre, se reduciría el Impuesto Sobre la Renta (ISR) a 20%, y el Impuesto al Valor Agregado (IVA) al 8%, la mitad de lo que se cobra actualmente.  

Luego de que el candidato presidencial Ricardo Anaya propuso una situación similar, López Obrador dijo: “qué bueno que ya no están copiando”.

Destacó que para bajar el costo de la gasolina y la electricidad, se bajaría el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios, y en la franja fronteriza se aumentaría el salario mínimo al doble, “sin riesgos de inflación, porque habrá reducción de impuestos y de precios de energía”.

También prometió ampliar la cobertura de telefonía y de internet gratuito en todo el país, en carreteras, plazas públicas, escuelas y hospitales.

El político tabasqueño aseguró que está “confiado y optimista, porque la crisis nacional está por terminar, y que nada podrá opacar de manera perdurable el nombre de México ni impedir que triunfe la causa de la justicia. Nuestra nación que tanto ha sufrido, saldrá adelante”.

Reiteró que se bajaría el sueldo de Presidente y altos funcionarios para aumentar el de enfermeras, médicos, policías, soldados y marinos. Destacó que en su gobierno no se contrataría a ninguna persona que esté acusado de enriquecimiento ilícito, y destacó que enviaría una iniciativa al Congreso para que el Presidente de la República pueda ser juzgado por actos de corrupción.

El abanderado presidencial de Morena, PT y PES dijo que en su gobierno se terminarían con las obras onerosas, como el  Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el cual reiteró que se cancelaría.

Asimismo, dijo que también se abrogaría la reforma educativa, y se cancelaría la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) para construir dos pistas en el aeródromo de Santa Lucia, a fin de resolver el problema de saturación en la demanda de vuelos desde la Ciudad de México.  

“Vamos a construir dos pistas en la base aérea militar de Santa Lucía para resolver el problema de la saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México. Dicho de otra forma y con más claridad, se suspenderá la construcción del nuevo aeropuerto en el Lago de Texcoco y, con ello, ahorraremos más de 200,000 millones de pesos.

“Este proceso se llevará a cabo con estricto apego a la ley, buscando siempre el acuerdo con las compañías a las cuales se les han adjudicado contratos; garantizando el gobierno el pago a los bonos que se han emitido y protegiendo las inversiones de las Afores; es decir, se actuará con legalidad, se dará certidumbre, y no se va a permitir la corrupción”, profundizó.

Planteó que implementaría el programa “Jóvenes construyendo el futuro”, mediante el cual todos los jóvenes tendrían acceso al estudio y a trabajo. “También hago el compromiso que a finales de este año aumentará al doble la pensión a los adultos mayores y agrego todos los discapacitados pobres tendrán también el derecho a una pensión igual que la de los adultos mayores”, dijo.

Sobre la relación con Estados Unidos, López Obrador dijo que haría entender a Donald Trump que la construcción de un muro en la frontera no resuelve los problemas de migración y económicos. Advirtió que no permitiría que Trump trate a México como “piñata”.

“No vamos a descartar la posibilidad de convencer a Donald Trump de su equivocada política exterior, en particular de su despectiva actitud contra los mexicanos. Vamos a ser muy respetuosos del gobierno de Estados Unidos, pero vamos a exigir también respeto a los mexicanos. Ni México ni su pueblo va a ser piñata de ningún gobierno extranjero”, sentenció.

Sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), reiteró que no está en contra de ese instrumento, aunque se pronunció por posponer hasta después de las elecciones las negociaciones que actualmente se llevan a cabo. “Consideramos que sería conveniente que la firma de los nuevos acuerdos comerciales se realizara luego de las elecciones presidenciales del 1 de julio para que haya equidad y se busquen consensos; no afectar a sectores productivos de México”.

En este evento, López Obrador estuvo acompañado por su esposa, Beatriz Gutiérrez; su coordinadora de campaña, Tatiana Clouthier; su enlace con la sociedad, Alfonso Romo; el coordinador regional, Marcelo Ebrard; la dirigente de Morena, Yeidckol Polenvsky; y el dirigente del PT, Alberto Anaya, entre otros.

[email protected]