De acuerdo con cifras preliminares de los resultados del Servicio Profesional Docente presentadas en el Sexto Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, 806,718 aspirantes a maestros de educación básica y media superior aplicaron el examen de evaluación para el ingreso a la impartición de clases entre los ciclos escolares del  2014 al 2018, de los cuales 407,523 no alcanzaron el resultado idóneo para desempeñar la labor educativa, lo que representa  50 por ciento.

En el apartado “México con Educación de Calidad” del último informe de la administración en curso, se reconoce como uno de los “logros más importantes” del gobierno actual la puesta en marcha de la reforma constitucional en materia educativa, en la que el eje principal fue la recuperación de la rectoría de la educación por parte del Estado mexicano, así como la implementación del Nuevo Modelo Educativo y la Evaluación del Servicio Profesional Docente.

Por otra parte, 175,419 docentes de educación básica y media superior fueron evaluados para la promoción laboral y 93,419 obtuvieron un resultado aprobatorio, lo que representa 53 por ciento.

De igual manera se creó el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (Fone), que permitió establecer una negociación con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), para el pago de los servicios de educación básica y normal, incluidos los gastos de operación y otros conceptos.

Desde el 2015 que se creó el Fone, hasta el 2018, aumentó 10% el ejercicio de aportaciones para la nómina educativa que se ejercieron; en el 2015 se invirtieron 343,064 millones mientras que este año, 378,845 millones.