El crimen organizado y el gobierno federal asedian a los pueblos indígenas y los despojan de sus tierras, afirmó la vocera del Concejo Indígena de Gobierno, la doctora tradicional, María de Jesús Patricio Martínez.

Entrevistada por El Economista, la líder indígena indica que pese a la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República, los pueblos originarios siguen sin ser escuchados pese a que líderes indígenas se han acercado a funcionarios del gobierno lopezobradorista.

La vocera, que buscó competir en las elecciones presidenciales pasadas, lamentó que pese a la victoria del morenista la situación sea la misma “que se veía en los anteriores presidentes”, al tiempo que refirió que en la actualidad se ha aumentado el despojo de tierras a los pueblos originarios con la imposición de megaproyectos enarbolados por la actual administración, como el Tren Maya.

Marichuy —como también es conocida— enfatizó que la postura del presidente López Obrador es: primero los pobres: “bueno, pues ahí están las comunidades”, dijo.

El presidente ha indicado que los proyectos traerán desarrollo a los pueblos originarios; si no son estos proyectos ¿cómo se puede traer desarrollo a las comunidades?

Sí se habla de un desarrollo, pero un desarrollo planteado desde arriba, favoreciendo a los capitalistas, no creo que sea un desarrollo que realmente vaya a beneficiar a los pueblos como se está viendo; tanta devastación de árboles, esa contaminación de las aguas y tantos desastres que está habiendo.

¿Buscarán una reunión con el presidente para plantear las inquietudes de las comunidades?

Pues la gente de los pueblos, a medida que puede, ha estado buscando cada quien en su región esa comunicación; de hacerles saber en qué sí están de acuerdo, en qué no están de acuerdo, y no han sido escuchados. Está dicha la palabra, pero no nos han escuchado porque se ve que hay otra intención, otro interés al querer imponer estos megaproyectos.

Está claro en las consultas que se están haciendo que están amañadas o simuladas.

Ha habido registro de grupos criminales que asedian a las comunidades indígenas, ¿cómo está esta situación?

Algunas comunidades han tenido que salir porque precisamente están controlando sus territorios y sabemos que es el crimen organizado.

De hecho, en Guerrero recientemente hay comunidades que se han ido, las están corriendo, porque quieren quedarse con esas tierras y lo que han dicho los pueblos es que justamente ahora los mismos del crimen organizado son los que están con el gobierno.

Entre gobierno (a través de los megaproyectos) y el crimen organizado, se están quedando con las tierras para favorecer al capital.

La actual administración federal impulsó a la Guardia Nacional como principal defensa ante los embates del crimen organizado, ¿cómo ven ustedes esta iniciativa?

Volviendo a Guerrero, que es un ejemplo reciente, ellos no tienen confianza ni en la policía ni en nadie que le llame seguridad porque dicen que es lo mismo.

Nosotros consideramos que eso de la Guardia no va a beneficiar a los pueblos, más bien se está asegurando una represión para esa imposición de los megaproyectos. Está claro el mensaje, no vemos desde los pueblos que se vayan a beneficiar.

[email protected]