La Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó que pese a contar con recursos suficientes, la Procuraduría General de la República (PGR) no ha sido capaz de cumplir su meta de limpieza al interior, lo que provoca que la ciudadanía continúe con una percepción de corrupción en la institución .

En su revisión de la Cuenta Pública 2015, la Auditoría expuso que ese año, la PGR únicamente gastó 206 millones de pesos, de los 260 millones que tenía su Programa de Investigación y Persecución de Delitos Federales, por lo que tuvo en promedio un presupuesto de 44,300 pesos para cada proceso.

Declaró que en el 2015, la Visitaduría General atendió 3,376 quejas y denuncias de posibles conductas indebidas cometidas por servidores públicos de la PGR.

De ese número 51.6% (1,741) derivaron en un expediente administrativo; 27.3% (922) fueron relacionadas con expedientes de investigación; 10.3% (348) iniciaron una averiguación previa; 5.5% (186) establecieron un acta circunstanciada; 2.7% (90) fueron clasificadas como incompetencias; 1.9% (65) fueron devueltas; 0.5% (17) se cancelaron; 0.2% (6) solicitaron audiencia o información; y una se concluyó.

Sin embargo, añadió que en 2015, la Visitaduría General de la Procuraduría General de la República no realizó las visitas de supervisión e inspección en 425 unidades de la institución programadas; despachó sólo 32.9% (818) de las 2,487 averiguaciones previas en trámite y dejó de atender 67.1% (1,669) de las indagatorias, lo que provoca que la ciudadanía continúe con una percepción de corrupción en la institución y afecta la labor de 25,287 servidores públicos encargados de procurar justicia federal .

En tanto, en otra auditoría, la ASF determinó que se pese al incremento de recursos para la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), la PGR no cumple con su meta de acabar con el rezago de resolver los casos vinculados al crimen y narcotráfico.

Precisó que en el 2015, la Subprocuraduría ejerció 2,129 millones de pesos, monto superior en 10.9% al presupuesto aprobado ese año.

Asimismo, en el 2015, la SEIDO inició 2,376 averiguaciones previas: 825 por secuestro; 627 por narcotráfico; 275 por lavado de dinero; 273 por tráfico de personas; 267 por terrorismo, acopio y tráfico de armas y 109 por robo de vehículos.

La ASF identificó que en el periodo 2011-2015, el índice de averiguaciones previas en trámite creció en promedio 11.2% y el número de despachadas registró un avance de 2.1% de 1,693 en el 2011 a 1,839 en el 2015, por lo que se determinó, que la tasa media de crecimiento anual del despacho en el periodo es negativa en 8.2%, lo que ha ocasionado un aumento de las averiguaciones previas que se acumulan y conforman los expedientes en rezago , precisó el informe.

[email protected]