La Cámara de Diputados aprobó una reforma para incrementar la operatividad, la eficiencia y optimizar la estructura del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos al transformar al personal de servicio en personal de armas.

Durante la sesión ordinaria en San Lázaro se avaló con 352 votos a favor y 16 en contra, la reforma a la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, para incorporar la posibilidad jurídica de que el personal militar en activo pueda ser reclasificado de un "Servicio" a un "Arma".

Lo anterior, con el fin de mantener la operatividad de los organismos del Ejército y Fuerza Aérea en el desempeño de tareas que demandan un alto grado de especialización.

Además de lograr con ello un importante ahorro en tiempo y recursos de capacitación, toda vez que el personal de servicio cuenta ya con formación militar.

En tribuna, el diputado federal del Partido del Trabajo (PT), Enrique Ibarra, se opuso a la reforma y señaló que eso será incrementar el número de militares dedicados a las armas y afectará a la estructura del personal especializado en temas de medicina, ingeniería y apoyo a la población.

Destacó que actualmente las Fuerzas Armadas cuentan con 220,000 efectivos, de los cuales 90,000 están dedicados a labores de las armas.

Con la reforma aprobada se podría disponer de la totalidad de los elementos para labores que no están previstas en las Constitución como es el patrullaje en las calles, resaltó.

Ibarra expuso que la reforma permite que con la decisión unipersonal del secretario de la Defensa pasen "de lo que se llama del papel de servicio al papel de las armas".

El dictamen aprobado establece que el secretario de la Defensa Nacional pueda disponer de la reclasificación en sus distintas modalidades, con el propósito de hacer frente a situaciones de emergencia, valorando las cualidades y especialización del personal requerido.

Asimismo, dijo que con el propósito de garantizar el principio de igualdad, se propone homologar los diversos grados que se confieren a los profesionistas especializados que se gradúan de las instituciones educativas militares.

Así como también a los que ingresan al servicio armado, a efecto de que no existan diferencias entre individuos en igualdad de condiciones de preparación académica, abundó.

"Actualmente, los grados que se pueden otorgar a los profesionistas que se incorporan al Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos pueden ser desde subteniente hasta mayor.

"Con la propuesta de modificación a los Artículos 191, 193 y 195 de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, que regulan el escalafón, se establece la homologación en el grado de subteniente", remarcó.

apr