En la historia del país ni un solo caso en el que un ser humano haya sido sometido a actos de tortura por parte de militares o algún integrante de la autoridad ha sido castigado debidamente; las sentencias internacionales existen, pero no hay resultados contundentes de justicia, denuncia Javier Enríquez Sam, del Colectivo contra la Tortura y la Impunidad, y advierte que el panorama no es alentador para el próximo sexenio.

Entrevistado por El Economista, el activista explicó que durante los años que estuvo el Partido Revolucionario Institucional en el poder, los actos de tortura se concentraban en entidades donde la protesta social se hacía presente. Actualmente, tras la guerra del crimen organizado y la militarización de la seguridad pública, el delito se concentra en las entidades donde se realizan los operativos conjuntos.

A decir de la secretaria general Red Todos los Derechos para Todas y Todos, Agnieszka Raczynska, la impunidad es campo de cultivo para que el Ejército cometa actos de tortura para obtener declaraciones y resultados.

En tiempos de Fox se formaron nuevos cuerpos de seguridad, como la Policía Federal Preventiva, con elementos del Ejército. Ello trae a consecuencia el inicio de grandes represiones sociales, donde los manifestantes son detenidos y torturados durante el traslado al lugar donde permanecerán custodiados. Se marca entonces la criminalización de la protesta social , detalla Enríquez Sam.

Al llegar Felipe Calderón a la Presidencia y militarizar la seguridad nacional, los casos de detenciones a presuntos narcotraficantes o socios del negocio de las drogas comenzaron a aumentar y con ello los casos de denuncias de tortura para obtener declaraciones.

Un grupo de 73 Organizaciones No Gubernamentales reunidas a través de la Red Todos los Derechos para Todas y Todos reportó ante el Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas un incremento de hasta 500% más de quejas de tortura que lo ocurrido previo a la lucha en contra del narco.

Por su parte, la secretaria general Red Todos los Derechos para Todas y Todos, Agnieszka Raczynska, puntualiza que a través del uso del arraigo se ha creado un marco de permisibilidad del uso de la tortura.

Esta figura, detalla, es un recurso que se introduce y emplea en el sexenio del presidente Felipe Calderón como herramienta para la detención de personas vinculadas con delitos federales, en particular, en el contexto de la guerra en contra del narcotráfico.

Asegura que las averiguaciones previas que se inician por tortura han sido mínimas, la tortura es algo que sigue siendo permitido y usado de manera sistemática sin ser castigado de acuerdo a la ley .

Raczynska abunda que, con base en información obtenida a través de la Procuraduría General de la República, entre enero de 1994 y junio del 2010 sólo hubo dos personas condenadas por delito de tortura, lo cual habla de nivel de impunidad muy alto y falta de investigaciones en caso de denuncias por este delito .

Si el gobierno entrante no tiene la voluntad política de acatar las recomendaciones, el panorama será igual: nada alentador, y más tomando en cuenta el caso de San Salvador Atenco .

ana.langner@eleconomista.mx