Las compras del sector privado de vacunas contra el Covid-19 tomará tiempo ya que se realizarán en la medida que los laboratorios aumenten su producción, indicó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El organismo empresarial dijo que la capacidad de los principales laboratorios que producen las vacunas ya está comprometida con los gobiernos nacionales de todo el mundo.

No obstante, ya se está en contacto con las empresas fabricantes de vacunas y en los próximos días habrá conversaciones con los laboratorios para encontrar el momento para agilizar las importaciones, aseguró Patrick Devlyn, presidente de la Comisión de Salud del CCE.

Añadió que hay varios pasos para la compra de vacunas por parte de la Iniciativa Privada (IP); primero debe publicarse el decreto que permitirá la importación, así como el reconocimiento a nivel de la ONU y del mecanismo Covax (iniciativa para un acceso equitativo mundial a las vacunas).

Otro factor, expresó Devlyn, son los registros sanitarios, porque los actuales se dieron de manera temporal ante la emergencia sanitaria.

Por su parte, la Coparmex dijo que la IP puede ayudar al gobierno en las labores de la importación, distribución y aplicación de las vacunas.

El plan de vacunación es muy ambicioso ya que se piensa concluir para marzo del 2022, lo que quiere decir que se debe aplicar un promedio diario de 621,000 vacunas entre febrero del 2021 y marzo del 2022, expresó José Medina Mora, presidente del sector patronal.

“Los empresarios estamos listos y contamos con la capacidad para la distribución, la logística y la aplicación de la vacuna, estando en posibilidad de cubrir a 11 millones de mexicanos por mes. Nuestros agremiados están dispuestos a vacunar a sus empleados”, afirmó la Coparmex.

El fin de semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que permitirá que los gobiernos estatales y la IP compren y apliquen vacunas; la condición es que hagan la compra con farmacéuticas autorizadas. (Con información de Rolando Ramos)

politica@eleconomista.mx