La iglesia Católica de México se declaró este viernes "complacida" con el dictamen de un juez de la Suprema Corte de Justicia que propone la liberación inmediata de la francesa Florence Cassez, condenada a 60 años de prisión por secuestros.

En una declaración a la AFP, Pedro Arellano, abogado y responsable de la pastoral penitenciaría de la Iglesia calificó el proyecto del magistrado ponente Arturo Zaldívar como fruto de "un estudio muy profesional, apegado al derecho", subrayando que se expresaba con autorización de la jerarquía.

Los cinco jueces de la primera sala de la Corte deben examinar el 21 de marzo el proyecto del ponente que pide la "liberación inmediata y absoluta" de la francesa debido al no respeto a sus derechos durante el proceso. "Estamos complacidos por la propuesta del juez Zaldívar", agregó.

La propuesta subraya que el montaje organizado por la policía para presentar ante las cámaras de televisión el supuesto arresto "en vivo" en diciembre de 2005, aunque Cassez había sido detenida en realidad el día antes, es "una escenificación ajena a la realidad" que ha viciado todo el proceso.

Para Arellano el proyecto de Zaldívar "nos demuestra la independencia de los poderes que deben de prevalecer en una democracia".

"Si se quiere hacer valer los derechos de las víctimas también tenemos que ver a Florence como víctima de un montaje televisivo y por eso tenemos que hacer valer que es víctima de un indebido proceso", añadió.

Arellano dijo que confía en que los otros magistrados apoyen la tesis de Zaldívar "y que en fecha próxima podamos saludar a Florence en libertad."

Agregó que entre este viernes y el comienzo de la próxima semana se reunirá con los cinco jueces de la sala primera.

La declaración de la iglesia mexicana sobre el caso de Cassez tiene lugar a una semana de la visita del papa Benedicto XVI, que tendrá lugar del 23 al 26 de marzo.

En 2010, Arellano encabezó un equipo de 27 investigadores que por pedido de la familia de Cassez al Papa, examinó minuciosamente el caso y redactó un informe de 44 páginas que señalaba su convencimiento de la "total inocencia" de la francesa.

Cassez, de 37 años y que siempre ha declarado ser inocente, está detenida desde hace seis años en México, donde fue condenada definitivamente a 60 años de prisión, después que se rechazara un recurso de casación presentado en febrero de 2011.

MIF