Durante el debate entre los candidatos a la Presidencia de la República a realizarse el próximo domingo, lo importante será poner atención en a quién ataca cada candidato, qué propone en los temas de corrupción e impunidad, violencia e inseguridad, y pobreza y desigualdad, así como detectar de qué no hablan, porque hay temas que son como su criptonita, propuso Carlos Bravo Re gidor.

El coordinador de la Maestría en Periodismo sobre Políticas Públicas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) dijo que los debates sobre el debate son importantes cuando no hay un ganador evidente.

 

¿En qué debemos poner atención en un debate entre los candidatos a la Presidencia?

Mi respuesta tiene tres partes:

Primero: fíjate a quién atacan. Cada candidato tiene un tiempo limitado de intervención, por lo que tiene que priorizar en cuanto al uso de ese tiempo, entonces no va a poder atacar a todos por igual, porque además no todos le representan lo mismo.

Entonces lo primero que habría que hacer es fijarse a cuál de sus contrincantes le dedica la mayor parte de su tiempo para tratar de atacarlo, cómo distribuye su tiempo cada candidato en términos de a quién ataca, contra quién discute y a quién está interpelando durante el debate.

Segundo: qué está proponiendo concretamente con respecto a tres temas: corrupción e impunidad, violencia e inseguridad, pobreza y desigualdad.

En las encuestas, en el ánimo de las personas, esos son los tres grandes temas, y son aquellos con respecto a los cuales las propuestas van a ser más sensibles, más escuchadas y más importantes.

Si un candidato empieza a hacer propuestas que no conectan con ninguno de esos tres temas, está perdiendo su tiempo, puede ser inconsciente o deliberadamente actuar de cierta manera, pero todo lo que no toque esos tres temas creo que es tiempo perdido.

Incluso a pesar de que el INE le puso temas a cada debate, los candidatos pueden hablar de lo que ellos quieran. Creo que una buena estrategia de debate siempre debería ser reconducir la discusión hacia esos tres temas que son los temas de fondo de esta elección.

Tercero: de qué no hablan. Identificar qué temas son a los que les dan la vuelta, aquellos que deciden no enfrentar, no devolver. A qué preguntas no responden, cuáles son los temas o las personas que les constituyen como su criptonita y en esa medida esos son los tres ángulos que yo voy a priorizar viendo el debate.

 

¿Qué tan importante es el posdebate en una campaña?

Es importante sobre todo cuando el resultado del debate no es evidente. Si un candidato tiene un desempeño extraordinario o terrible, no hay posdebate que lo rescate, pero si todos más o menos se defienden o todos son más o menos mediocres, nadie destaca por lo bueno o por lo malo, el posdebate cobra importancia porque entonces es ahí donde los analistas, los medios, pueden convencer de alguna manera al electorado con argumentos sobre cuál estuvo mejor y cuál no estuvo tan peor. El posdebate importa en la medida que el resultado no es evidente, y no hay un candidato que lo haga muy bien o lo haga muy mal.

[email protected]