La Cámara de Diputados aprobó en lo particular por 351 votos a favor, 85 en contra y ocho abstenciones la reforma educativa, donde se garantiza la permanencia de los maestros en el servicio profesional con pleno respeto a los derechos constitucionales de los trabajadores de la educación.

También, el pleno resolvió que al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) le corresponderá evaluar la calidad, el desempeño y resultados del sistema educativo nacional en los niveles preescolar, primaria, secundaria y media superior.

Durante la discusión, los diputados aprobaron incorporar a la fracción III del Artículo 3 Constitucional la opinión de los padres de familia para ser considerada por el Ejecutivo Federal en los programas y planes de estudio.

Ello, también será contemplado por los gobiernos estatales y del Distrito Federal, así como en los diversos sectores sociales involucrados en la educación.

En esta fracción, señalan que la Ley reglamentaria fijará criterios de valoración, términos y condiciones de la evaluación obligatoria para el ingreso, promoción y reconocimiento, además se incorporó "la permanencia en el servicio profesional con el pleno respeto a los derechos constitucionales de los mentores.

El pleno acordó que los cinco integrantes de la Junta de Gobierno del INEE sean propuestos por el Ejecutivo Federal, con la ratificación de las dos terceras partes de los miembros presentes de la Cámara de Senadores o durante el receso de ésta, de la Comisión Permanente, lo cual fue aprobado por 426 a favor, 16 en contra y 15 abstenciones.

Al presentar las reservas del artículo 73, se precisó la armonización con el articulo tres constitucional a fin de que el Congreso de la Unión tenga la capacidad de regular y las facultades para el servicio profesional docente en términos del artículo tercero constitucional.

También, el pleno aprobó las modificaciones al quinto transitorio para garantizar recursos y apoyos a las escuelas de las zonas marginadas del país.

Además, se constituirá el Sistema de Información y Gestión Educativa, por lo que el INEGI realizará un censo de escuelas, maestros y alumnos que permita a la autoridad tener una sola plataforma de datos necesarios para la operación del programa educativo.

Esta iniciativa, también permitirá una comunicación directa entre los directivos de las escuelas y las autoridades educativas.

En tanto, los diputados establecieron, que de forma paulatina y conforme a la suficiencia presupuestal, la creación de escuelas de tiempo completo con jornadas de entre seis y ocho horas diarias para aprovechar mejor el tiempo disponible y el desarrollo académico, deportivo y cultural.

Para escuelas que lo requieren impulsarán esquemas eficientes para dar alimentos a los alumnos mediante microempresas locales y prohibirán aquellos nutrientes que perjudiquen la salud de los educandos.

Tras aprobar la reforma educativa, la minuta fue turnada al Senado de la República para los efectos que marca la Ley.

mac