La delegación internacional que observó las elecciones de este domingo en nuestro país, estimó que el Instituto Nacional Electoral (INE) salió fortalecido frente a la ciudadanía, y llamó a actores políticos, candidatos y partidos en nuestro país a frenar la polarización y encauzar por la vía legal sus inconformidades.

José Miguel Insulza, senador chileno, exsecretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) y presidente de la misión de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal) dijo que el órgano electoral mexicano salió fortalecido de esta elección.

“Los resultados fueron generados de forma democrática y corresponde respetarlos. Habrá impugnaciones porque hay resultados estrechos, habrá quien denunciará que no se contaron votos, y para eso existe una excelente justicia electoral. El INE es una institución extraordinariamente prestigiada en América Latina y esta vez ha demostrado bien por qué”, sostuvo.

Por su parte, Max Zaldívar, de la International Foundation for Electoral Systems (IFES) , consideró que “la ciudadanía se adueñó de este proceso electoral. Fue una fiesta cívica de participación de los mexicanos que demostró por qué México sigue a la vanguardia de las democracias en América Latina”.

Reformas, para mejorar

Cuestionados sobre los señalamientos de políticos de Morena, respecto a una posible reforma electoral para desaparecer al INE, los observadores internacionales hicieron un llamado para que cualquier modificación al marco legal electoral mexicano, sea para fortalecerlo y no debilitarlo. 

Eduardo Núñez, representante de la misión de especialistas de Latinoamérica, apuntó que “podemos decir de manera contundente que la experiencia mexicana ha demostrado que la autonomía de las autoridades electorales funciona bien, y es fundamental proteger eso”.

jorge.monroy@eleconomista.mx