El Instituto Nacional Electoral (INE) podría aprobar el próximo miércoles una multa de 88.5 millones de pesos de pesos en contra del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), debido a que no reportó a la autoridad haber recibido una propiedad de la empresa Grupo Textil Joad SA de CV el 10 de marzo del 2009.

Se trata de la sanción más alta en la historia de la fiscalización, por una conducta individual a un partido político en la revisión del informe ordinario de gasto. Son hechos que detectó en su momento el Instituto Federal Electoral desde la contabilidad del 2010 y fue una investigación muy larga y que por fin hemos concluido. Hemos resuelto imponer una sanción de 88 millones y medio de pesos al Partido Verde Ecologista de México , explicó el presidente de la Comisión de Fiscalización del INE, Ciro Murayama.

De aprobarse el miércoles en la sesión del Consejo General del INE, el PVEM sumará una nueva multa, con lo que sus sanciones impuestas superaran los 500 millones de pesos, de los cuales sólo tiene firmes unos 186 millones, debido a que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación aún no resuelve el resto de las multas. En caso de ser aprobada la nueva multa de 88.5 millones por parte de los consejeros, también se dará vista a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

En el 2010, el entonces IFE se enteró de recibos de pago que hizo el PVEM al notario Daniel Luna Ramos para la emisión de escrituras de propiedad en favor de Marco Antonio de la Mora Torreblanca, ex militante del PVEM y actual gerente de la Comisión Nacional Forestal (Conafor). Según el consejero, Arturo Sánchez, en la investigación se pregunta al partido, no hay respuesta, se indaga con el notario y se arma toda una investigación .

Fue entonces cuando se descubrió que el PVEM contrató por 11.2 millones de pesos a la empresa Grupo Textil Joad SA de CV para la compra de 763,599 camisetas estampadas, pero al incumplir el contrato, el consorcio pagó al Verde con una propiedad en la delegación Iztapalapa, la cual fue puesta a nombre de De la Mora Torreblanca, y no del partido, como ordena la ley.

En su defensa, el Verde aseguró que puso a nombre de dicho personaje el inmueble debido a que fue él quien cumplió con la obligación de requerir al contratante el cumplimiento de las cláusulas, y su vez quien cumplió con el partido ese derecho.