El Consejo General del INE aprobó la multa de 88.5 millones de pesos al PVEM por un acto de defraudación inmobiliaria, ya que el partido puso a nombre de uno de sus militantes un edificio que recibió en prenda de la empresa Grupo Textil Joad, hecho constitutivo de la ley, debido a que la propiedad tuvo que haber sido registrada a nombre del partido verde.

El INE dio vista de estas irregularidades a la Procuraduría General de la República (PGR), a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), así como a la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, para que realicen sus propias investigaciones.

Los representantes del PRD, Pablo Gómez, y de Morena, Horacio Duarte, pidieron que la autoridad investigue la participación de Adrián Escobar, hermano del ex subsecretario de Gobernación, Arturo Escobar, por posible tráfico de influencias al aparecer como socio de la empresa Grupo Textil Joad.

Ante ello, el representante del PVEM, Jorge Herrera, dijo que su partido desoirá las denuncias del PRD y Morena. Afirmó que al PVEM no se le dio oportunidad de presentar alegatos sobre esa operación inmobiliaria. Dijo que la investigación del INE estuvo mal hecha, destacó que respetarán la decisión pero impugnarán la multa en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

El Informe Anual 2009 indica que las operaciones no reportadas por el PVEM al entonces IFE son: contrato con la empresa Grupo Textil Joad para la adquisición de 763,599 playeras por un monto de 12 millones 908,641.09 pesos; erogaciones en efectivo sin comprobar el origen de los recursos por 11.2 millones de pesos; cuentas por cobrar por 12.9 millones de pesos en favor de ese partido, y la escrituración a favor de un tercero de un inmueble ubicado en la delegación Iztapalapa, en la ciudad de México, por un monto de 72,960 pesos.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, aseguró que las infracciones cometidas por el PVEM contravienen el espíritu de certeza que debe predominar en el ejercicio de los recursos públicos , ya que hay una clara intención del partido de ocultar información y operaciones mercantiles a la autoridad electoral .