El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dio a conocer los apoyos y ayudas financieras que se otorgarán a los menores, adultos y padres de familia afectados por el incendio ocurrido el 5 de junio de 2009 en la guardería ABC, en Hermosillo, Sonora.

El acuerdo, publicado este viernes en el Diario Oficial de la Federación, detalla que se pagarán los gastos derivados de la atención médica, quirúrgica, hospitalaria y farmacéutica en forma vitalicia a quienes resultaron con lesiones y secuelas, así como los erogados y funerarios a los padres de los menores muertos.

También los costos asociados a los traslados para su atención médica a otros centros hospitalarios en el país o en Estados Unidos, y los concernientes al transporte, hospedaje y alimentación de dos acompañantes.

Además de apoyo psicológico a los familiares que lo requieran y el importe equivalente a la cuota mensual que pague el IMSS por menor atendido en las guarderías contratadas para prestar ese servicio, cuando los padres de los menores no puedan cuidarlos directamente y no puedan asistir a una guardería.

Los beneficiarios serán los padres de los menores fallecidos, así como los niños y adultos derechohabientes lesionados por quemaduras y los que tienen secuela permanente por inhalación de humo.

Además, los menores que asistieron a la guardería ABC en esa fecha y no resultaron lesionados por quemaduras, con probabilidad de haber inhalado humo tóxico sin que a la fecha se les haya diagnosticado consecuencias permanentes.

/doch