A fin de combatir el cáncer ginecológico (mama, cervicouterino y ovario) en etapas tempranas y avanzadas, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ofrece a sus derechohabientes tratamientos de mínima invasión.

Para ello, precisó el IMSS en un comunicado, se cuenta con equipo especializado que realiza diagnósticos oportunos y brinda mejor calidad de vida a quienes padecen la enfermedad.

El gineco-oncólogo Miguel Ángel López Valle, del Hospital de Ginecobstetricia número 4 "Doctor Luis Castelazo Ayala", expuso que el cáncer de mama es uno de los más invasivos, y tan sólo en el IMSS se atiende a un tercio del total a nivel nacional.

Indicó que para tratar este tipo de cáncer, se cuenta con mastógrafos y equipo de ultrasonido que permiten hacer la detección oportuna de este padecimiento.

Aunado a ello, sugirió realizar una autoexploración de mama cinco días posteriores al ciclo menstrual, practicarse exámenes de mastografía a partir de los 40 años y en edades jóvenes con factor de riesgo hereditario, así como un ultrasonido, para identificar alguna alteración.

El tratamiento a seguir en estos casos, detalló, es extirpar la parte afectada sin necesidad de retirar la mama completa, además de recibir quimioterapia y radioterapia como medida complementaria a la prescripción médica.

López Valle señaló que otro de los males oncológicos que se atienden con mayor frecuencia en este instituto es el cervicouterino, segunda causa de consulta médica, con 10,000 casos al año.

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, el especialista indicó que las medidas más recomendables para detectar a tiempo este padecimiento es acudir de manera regular, cada seis meses, a revisión con el especialista, realizarse la toma del Papanicolau y, en algunos casos, si se considera necesario, se complementa con una colposcopía.

El tratamiento que ofrecen los especialistas para esta enfermedad es resecar un fragmento del cérvix; sin embargo, dijo, en algunos casos es necesario realizar una histerectomía, que consiste en retirar útero y cérvix.

En tanto, la tercera causa de atención en los servicios de alta especialidad del Seguro Social es el cáncer de ovario; de éste se atienden aproximadamente 1,500 casos al año.

A quienes los padecen, el IMSS ofrece tratamiento que consiste en la resección total del ovario afectado y atención complementaria con quimioterapia.

Con los medios de tamizaje, la detección oportuna de anomalías y acudir al especialista, así como la autoexploración se podrían reducir de manera considerable los casos de mortalidad por males ginecológicos, finalizó.

mac