El IFE respondió a intelectuales que la ley electoral no prohíbe ni limita el derecho de las personas a expresar sus opiniones y ratificó que ni políticos ni ciudadanos pueden acceder a espacios publicitarios en radio y televisión para influir en el proceso electoral.

El Consejero General del IFE dio esta respuesta a los académicos Federico Jesús Reyes Heroles, Jorge Castañeda, Luis de la Barreda Solórzano, Ángeles Mastretta y Luis Rubio Freidberg, entre otros, quienes consideraron que el actual marco legal restringe su derecho de opinar lo que viola sus derechos humanos.

El IFE recordó que la reforma electoral del 2007 prohibió la contratación de propaganda electoral en radio y televisión en favor o en contra de partidos o candidatos. Lo que en ningún caso supone, como se afirma equívocamente, un impedimento para que los ciudadanos expresen sus opiniones en materia política. De hecho, ocurre cotidianamente que diversos ciudadanos emiten sus opiniones políticas en diversos espacios radiofónicos y televisivos... sin restricción alguna , respondió el órgano electoral.

El acuerdo fue aprobado por ocho votos en favor y uno en contra de los consejeros electorales, así la respuesta a los intelectuales fue aprobada por mayoría.

También el órgano electoral rechazó que la reforma vulnere los derechos humanos de los ciudadanos en su derecho de libre expresión: En suma, la prohibición constitucional no es en materia de derechos humanos, es sobre la contratación de propaganda en radio y televisión, es decir, de tipo mercantil, más no sobre la manifestación y difusión de ideas por otros medios .

El consejero Alfredo Figueroa argumentó que varios de los intelectuales inconformes opinan diariamente de temas políticos y electorales en radio y televisión, por lo que no existe dicha restricción sino únicamente la contratación de espacios en medios de comunicación.

jmonroy@eleconomista.com.mx