El Instituto Federal Electoral (IFE) destinó cuatro millones 477,000 pesos, de noviembre de 2011 a julio de 2012, a 51 personas que asesoraban y apoyaban a 5 de los 9 consejeros electorales, afirma el diario Reforma.

Francisco Guerrero tuvo a su disposición a 20 personas, cinco fueron contratados como eventuales y los otros 15 ya tenían una plaza presupuestal en el IFE, que lo ayudaban en sus labores, dice la investigación del periódico.

El asesor de Guerrero que más recursos recibió fue Alejandro Guerrero Monroy, quien percibió 35,000 pesos.

Los consejeros Francisco Guerrero y Alfredo Figueroa gastaron en nueve meses un millón 350,000 pesos. Su homólogo, Marco Antonio Baños gastó en total un millón 290,000 pesos para dichos servicios.

Los que menos gastaron fueron la consejera Macarita Elizondo, ya que destinó 440,000 pesos adicionales a tres asesores, y Benito Nacif, quien entregó 47,691 a un asesor.

El IFE informó también que Sergio García Ramírez, María Marván Laborde y Lorenzo Córdova no solicitaron este extra.

Los asesores de los consejeros continuarán recibiendo hasta que el Tribunal Electoral califique la validez de la elección.

Con información de Reforma

mac