Los comisionados del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) rindieron un sentido homenaje a Alonso Lujambio Irazábal, quien ayer falleció víctima de cáncer de médula, que lo aquejaba desde hace algún tiempo.

El Pleno del Instituto e invitados guardaron un minuto de silencio y posteriormente cada uno de los cinco comisionados expuso su relación con quien se desempeñó como presidente del IFAI de 2006 a 2009, además de destacar su calidad humana y compromiso con el trabajo.

En su intervención, la presidenta del IFAI, Jacqueline Peschard, recordó que compartió con Lujambio Irazábal siete años en el Instituto Federal Electoral (IFE), ambos como consejeros electorales, y casi tres cuando fue comisionado presidente del Instituto, por lo que estuve cerca de él muchos años .

Peschard se dijo convencida que uno de los rasgos más característicos del recién fallecido senador del Partido Acción Nacional (PAN) fue la intensidad que le ponía a todas las actividades que emprendía, ya fuera como académico o construyendo sus libros, los cuales diseñaba no sólo en la forma sino en los contenidos.

Resaltó en Lujambio un hombre que se exigió enormes niveles de desempeño y de valores profundos, que pasaban no sólo por sus convicciones éticas sino también porque él pensaba que en la vida profesional la innovación y la creatividad deberían ser elementos sustantivos de todo el trabajo.

Agregó que su integridad lo llevó a tomar, en muchos campos, decisiones difíciles y complicadas, pero nunca se tocó el corazón para tomarlas cuando era necesario.

Por ello, resaltó, Alonso nos deja una herencia invaluable no sólo en los libros que escribió, sino en su forma de vida comprometida con la construcción de la democracia, entendida como un sistema en el que se pueda edificar un sociedad justa, libre e incluyente .

En su intervención, el comisionado Ángel Trinidad Zaldívar, expuso que si bien Alonso Lujambio estudió Contaduría Pública y Ciencia Política en realidad era arquitecto, pues coadyuvó a diseñar y construir instituciones y acuerdos, así como libros.

En su oportunidad, Sigrid Arzt recordó que Lujambio fue uno de los artífices de su entrada al IFAI para trabajar con él en el tema de transparentar y fortalecer la democracia en México.

A su vez, Gerardo Laveaga expuso que Lujambio fue un hombre cuyo trabajo intelectual no se ha agotado, como tampoco su lucha por la transparencia, y se distinguió porque hasta en final de su vida trató de exprimir hasta la última gota de existencia.

En tanto, María Elena Pérez-Jaén dijo que siempre fue un gran servidor público, enamorado de lo que creía, en los temas de la democracia y, posteriormente, en los del derecho a la información y la transparencia, y uno de los que promovieron la reforma al Artículo 6 Constitucional.

Recordó que apenas el miércoles pasado lo vieron y algo que me tocó las fibras más sensibles fue cuando los afectos que le prodigaron muchos de los que están aquí, y eso lo único que confirma es que no sólo dejó una estela como servidor público, sino por su calidad humana .

mac