El Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos ordenó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) que busque y entregue información relacionada con la historia laboral, así como sobre el último puesto que tuvo Elba Esther Gordillo Morales en la institución al momento de asumir su comisión sindical.

La dependencia federal había respondido al solicitante que dirigiera su petición a la Secretaría de Educación, Cultura y Bienestar Social del Estado de México, debido a que los expedientes se encuentran allá tras la desconcentración de 1979.

La petición a la SEP se fundamenta en el hecho de que al hacer una revisión -por parte de la comisionada María Elena Pérez-Jaén Zermeño- se detectó que en el Registro Nacional de Alumnos, Maestros y Escuelas (Rename) se indica que Gordillo Morales obtuvo ingresos -en el primer trimestre del 2011- de 1,500 pesos por nómina extraordinaria y 71,800 pesos por nómina ordinaria.

El ciudadano pidió, además, el salario diario y mensual de la Presidenta Vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación; sin embargo, la respuesta de la SEP fue que esta información la tiene dicha organización gremial.

La comisionada Pérez-Jaén Zermeño encontró que en el convenio de descentralización suscrito con el Estado de México se estableció un mecanismo de rendición de cuentas para que el Ejecutivo federal verificara la correcta aplicación de los recursos federales y estatales entregados a la dependencia.

Incluso al revisar el Rename, se conocieron los ingresos brutos de Elba Esther Gordillo.

Sin embargo, derivado de la búsqueda de información, se advirtió que en el sitio electrónico de Servicios Educativos Integrados del Estado de México hay discrepancias con los datos, al contrastarla con la de la SEP.

jreyes@eleconomista.com.mx