El riesgo del avance electoral del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), la fuerza política que llevó a la presidencia de la República a Andrés Manuel López Obrador, y de que se convierta en un partido hegemónico, como fue el PRI, es “perder la democracia”, alertaron los especialistas, José Antonio Crespo y José Fernández Santillán.

“En términos democráticos, si volvemos a tener un partido dominante, sin contrapesos, como ya lo estamos viendo, sin una oposición fuerte, estaremos otra vez en lo que queríamos escapar hace 40 años; en un régimen presidencialista, ‘la presidencia imperial’, con un partido hegemónico. La democracia, en lo que hemos avanzado, se pierde. Puede haber un poder muy centralizado. En términos políticos, ésa sería la desventaja, regresar a lo que había hace 30 años o a algo parecido.

“Para la democracia eso no es positivo; para los centralizadores del poder, sí”, considera Crespo, analista político e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Sobre los resultados de los comicios del pasado domingo en seis estados, entre otros, Baja California y Puebla, donde se eligió gobernador y ganó Morena, Fernández Santillán, politólogo y profesor del Tecnológico de Monterrey, resume:

“Gana Morena, el PAN contiene el embate y la marea morenista, y retroceden PRI y PRD”.

Eso es síntoma, advierte, de que el sistema de partidos se está debilitando, lo que califica de grave; “los regímenes populistas tienden precisamente a implantar la hegemonía de un sólo partido y debilitar al sistema de partidos”.

La lectura de Crespo de los resultados de la pasada jornada electoral a nivel local es que “el ganador mayor, en general, es Morena”, que al PAN, aunque mantuvo algunos espacios, le fue mal porque perdió las dos gubernaturas que tenía en su poder —la de Baja California desde hace 30 años—, y que el gran perdedor fue el PRI.

“De hecho el PRI está cediendo el lugar, poco a poco, a Morena. Involuntariamente, ahí donde está el PRI, Morena es el que lo va a sustituir (...) el PRI va a ir perdiéndose, difuminándose”.

Aunque la popularidad del presidente López Obrador ha descendido, resultado de que la gente más crítica no está de acuerdo con las cosas que está haciendo y se ha ido alejando, señala, “la gran mayoría” sigue siendo su incondicional y “no le va a retirar su apoyo fácilmente, sino que se lo va a mantener durante todo el sexenio”.

Por ello augura que en las elecciones federales del 2021, cuando se renovará la Cámara de Diputados, Morena mantendrá la mayoría absoluta.

“Nos espera un rato de Morena como partido dominante. Y cada vez va a ser más dominante. Ahorita tiene siete estados y conforme se vayan renovando los va a ir ganando, y se va a ir consolidando como un partido tan dominante que incluso se pueda convertir en hegemónico, como el PRI.

“De lo que quisimos deshacernos durante estos 30 años regresa, pero bajo otras siglas y por eso la gente piensa que será todo diferente”.

[email protected]