A tres años de su aplicación, las estrategias de compras consolidadas, como contratos y subastas de reversa, para adquisiciones públicas han logrado un ahorro de 8,000 millones de pesos, lo que representa un punto porcentual del total de las compras que realizan las diversas entidades del gobierno federal, informó el subsecretario de Responsabilidades Administrativas y Contrataciones de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Max Kaiser Aranda.

Al presentar el Programa para la Profesionalización de Compradores Públicos en el Instituto Tecnológico de Monterrey, el funcionario aseguró que la administración saliente terminará con mejores herramientas para combatir la corrupción; sin embargo, será reto del presidente electo, Enrique Peña Nieto, aterrizar a los estados y municipios, los sistemas de control y desarrollo de contrataciones públicas. 

Vale recordar que las compras públicas en México representan una de las actividades con mayor impacto en la economía del país, las cuales en el 2012 superarán los 800,000 millones de pesos. Kaiser Aranda destacó que luego del rediseño del Sistema Nacional de Contrataciones Públicas, el cual implicó las nuevas modalidades de adquisición, se alcanzó un ahorro de 8,000 millones de pesos, equiparables al presupuesto para capacitar con grado de especialidad a 60,000 maestros de primaria, casi el total de los profesores del Distrito Federal.

Por su parte, el director del Instituto de Administración Pública del Sistema Tecnológico de Monterrey, Otto Granados Roldán, destacó que los principales obstáculos para lograr una mayor eficiencia en las adquisiciones públicas son la corrupción, la falta de competencia, conclusión, ineficiencias administrativas y excesiva normatividad, expresó.

El académico agregó que se han detectado otros problemas como desconocimiento y manipulación de leyes, selección adversa, mecanismos de rendición de cuentas débiles y procesos no estandarizados ni homologados.

En este tono, Kaiser Aranda destacó que el gobierno federal ha tenido un avance impresionante en el sistema de contrataciones públicas, el cual queda muy por encima de los estados y municipios.

Detalló que el gobierno federal gasta hasta 40% del presupuesto en contrataciones públicas, con un alto porcentaje destinado a las entidades, por ello la necesidad de una pronta homologación de sistemas. 

[email protected]