El número de personas asesinadas por su activismo ambiental en México ha aumentado en los últimos años. En el 2017, Global Witness registró un incremento de tres a 15 muertes con respecto al año anterior en el país. En el 2018, la misma organización señaló que 14 personas defensoras del medio ambiente fueron asesinadas. En los primeros nueve meses del 2019, Amnistía Internacional ha registrado el asesinato de al menos 12 personas que defendían la tierra, el territorio y el medio ambiente en México.

Mientras que de manera reciente, se había denunciado la desaparición de por lo menos dos activistas y defensores: la oaxaqueña, Irma Galindo, quien fue localizada con vida después de 10 días desaparecida, y el guerrerense Arnulfo Cerón Soriano, cuyo cuerpo fue hallado este miércoles en una fosa clandestina.

El gobierno de Guerrero informó del hallazgo de Arnulfo Cerón Soriano, en la carretera Tlapa-Igualita, tras un operativo en conjunto de la FGE, la Comisión Nacional de Búsqueda, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, el Frente Popular de la Montaña y diversos cuerpos policiacos.

Se indicó que por estos hechos se detuvo a dos personas. Además de que existen otras cuatro personas detenidas que están vinculadas con la desaparición de Arnulfo Cerón y otros delitos.

El Frente Popular de la Montaña (FPM) dio a conocer el hallazgo en una fosa del cuerpo de su dirigente, Arnulfo Cerón, quien estaba desaparecido desde el pasado 11 de octubre y era defensor de los derechos humanos, perteneciente al pueblo Nahua de la región La Montaña, Guerrero.

Organizaciones sociales como la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos, Amnistía Internacional, Article19 y Fundar condenaron el asesinato y exigieron medidas urgentes al gobierno federal para proteger a los activistas del país.

Por otro lado, Irma Galindo Barrios, ambientalista indígena de Oaxaca, fue ubicada con vida tras 10 días de ser reportada como desaparecida por familiares y amigos.

La Red Nacional de Defensores de Derechos Humanos en México, a través de un comunicado, lamentó la ineficacia por parte del gobierno local, estatal y federal para lograr dar con el paradero de la activista ya que la localización de Galindo Barrios se dio por acciones de coordinación entre defensores y organizaciones sociales.

Se indicó, además, que la también defensora indígena mixteca se encontraba bajo atención médica y legal para garantizar su seguridad.

La activista, de 36 años, había sido amenazada con anterioridad por taladores clandestinos de la región, según denunciaron compañeros cercanos.

[email protected]