José Antonio Meade apela al voto de conciencia rumbo a los comicios del próximo 1 de julio.

“Estaremos frente a nuestra conciencia resolviendo el destino del país. Ese es el momento más importante de esta elección, es un momento que se va a dar después de escuchar, después de haber reflexionado, y que se va a dar en el momento en donde solos pensemos qué es lo que queremos, hacia dónde queremos que el país se mueva”, afirmó en San Juan del Río, Querétaro.

Ya en Corregidora, el candidato del PRI, PVEM y Panal a la Presidencia de la República insistió en criticar el hecho de que Nestora Salgado y Napoleón Gómez Urrutia sean candidatos del Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a la Cámara de Senadores, porque tienen cuentas pendientes con la justicia.

“No podemos llamarnos a sorpresas en el tema de seguridad. No podemos decir que no hemos sido claros en ese tema. La amnistía a los criminales que ofrece López Obrador va en serio.

“Ya en estos días no habla como candidato, habla como abogado de gente a la que se le ha imputado participar en secuestros, de gente a la que se le ha condenado por robarles dinero a sus trabajadores, de gente que es violenta en las calles. Se está haciendo acompañar de delincuentes y de violentos. Nada peor para nuestra seguridad. Por eso ¡va a volver a perder! Que quede claro, ¡conmigo los criminales irán a la cárcel y no al Congreso!’’.

Nadie que haya lastimado a las familias de México, que haya sido imputada de haber secuestrado, o que haya sido condenado por robarle dinero a sus trabajadores, tiene nada que hacer en el Senado de República.

“Y reiteramos, no estamos aquí hablando de las culpas de Napoleón, que tendrá que rendirles cuentas a los trabajadores, ni de las culpas de Nestora, que tendrá que enfrentar a la justicia en los juicios que tiene abiertos. Estamos hablando de quien pensó que el lugar de los secuestradores y el lugar de los líderes sindicales, que han robado a los trabajadores, es el Senado y no la cárcel”.

Desde su óptica, en síntesis, lo que está en juego en la elección en curso es la tranquilidad de las familias, de un empleo y de vivir seguros.

Engallado, Meade dijo “no nos vamos a dejar”.