En una ceremonia tradicional el sábado a las 18:00 horas en el Zócalo de la Ciudad de México, que incluirá una “limpia” y una purificación, integrantes de los 68 pueblos indígenas del país y afromexicanos, entregarán un bastón de mando a Andrés Manuel López Obrador para mostrarle confianza en que gobernará para todos ciudadanos, y tomará decisiones sabias.

Entrevistado por El Economista, Adelfo Regino Montes, próximo titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas y encargado de la ceremonia tradicional del 1 de diciembre, dio detalles de cómo será la ceremonia tradicional y lo que esto significará.

“El día 1 de diciembre por la tarde, el entonces ya Presidente de los Estados Unidos Mexicanos recibirá el Bastón de Mando por parte de los pueblos indígenas de nuestro país, y esto tiene un alto significado para nuestros pueblos y comunidades en virtud de que simboliza el servicio, el compromiso que asume el licenciado Andrés Manuel López Obrador con nuestros pueblos, con nuestras comunidades, con la sociedad mexicana.

“En ese sentido, el bastón de mando es un símbolo de servicio, de identidad, de compromiso con el pueblo de México, ese es el alto valor simbólico que tiene este acto. En las comunidades, el bastón de mando se entrega al inicio de un ciclo, de un mandato, en este caso es el inicio del mandato del licenciado Andrés Manuel López Obrador, y en el cual los pueblos han depositado su confianza, y que esto sea para el bienestar y para la grandeza de todos los mexicanos. Ese es el simbolismo”.

¿Qué elementos contendrá la ceremonia? –se le preguntó.

“La ceremonia tendrá dos momentos fundamentales, por un lado una ceremonia de purificación y consagración, como le llamamos una limpia, en la que se usan elementos rituales, las flores, el somerio, entre otros elementos, y luego después de eso vendrá la entrega del bastón de mando, desde luego que este ritual habrá música tradicional, habrá flores, habrá copal, una serie de elementos que tradicionalmente se usan en este tipo de acontecimientos”.

¿Quién propuso esta ceremonia?

“Es una propuesta que nosotros hicimos, los que formamos parte del equipo de transición, y somos los responsables de la temática de los pueblos indígenas. Lo hicimos para honrar este especial mensaje que ha enviado el licenciado Andrés Manuel López Obrador de dar en su gobierno una atención especial a nuestros pueblos y comunidades indígenas.

“Ha sido muy claro en afirmar que la prioridad de su gobierno serán los más humildes, los excluidos, los olvidados de esta patria, y eso somos las comunidades y pueblos indígenas de nuestro país, lo importante desde el inicio de su mandato, es dar un mensaje de servicio, de esperanza a estos pueblos, a estas comunidades, ese es el significado, por eso la importancia que después de la toma de protesta formal ante el Congreso, de haberse instalado en Palacio Nacional, pueda en el Zócalo, la plaza más importante de los mexicanos, el centro de lo que fue la gran Tenochtitlán, se pueda dar esta ceremonia, este ritual, con los representantes de los 68 pueblos indígenas de nuestro país, y también las comunidades afromexicanas”.

¿Qué les dijo Obrador cuando se le propusieron?

“Él lo aceptó con mucho amor, con mucho cariño. Él ha recorrido a los pueblos indígenas de nuestro país, en particular en el caso de los pueblos de Oaxaca, sabe muy bien que los días 1 de enero, que es cuando asumen el cargo las autoridades municipales, la asamblea del pueblo, hombres y mujeres, hacen entrega del bastón de mando. Con el conocimiento que él tiene de la realidad y de la vida política y social de nuestros pueblos, él recibió con mucho entusiasmo, con gran cariño esta propuesta y nosotros hemos estado trabajando estos días con nuestras autoridades tradicionales, con las personas que hacen estas ceremonias para que estemos listos el 1 de diciembre, para entregarle el bastón de mando.

“Estarán representados los 68 pueblos indígenas de nuestro país, estarán una representación de los compañeros afromexicanos; son ellos autoridades traiciónales, personas que conducen la vida espiritual en nuestro pueblos; ellas y ellos son los que harán esta ceremonia el día 1 de diciembre en la tarde.

“Habrá una reunión preparatoria, previa, se están realizando los actos preparativos y será ahí donde se harán la elección de un hombre y una mujer que le hagan entrega del bastón de mando”.

¿Se invitó a los pueblos que simpatizan con el EZLN?

“Es una participación genérica de nuestros pueblos, de nuestras comunidades tradicionales, son autoridades espirituales los que estarán presentes con ese carácter, de su investidura, de ser autoridad tradicional. Vendrá una representación de los representantes mayas, ellos tienen su centro ceremonial en Felipe Carrillo Puerto, están invitados, una representación que estará con nosotros a partir de mañana 30 de noviembre, y el día 1 de diciembre”.

¿Es la primera vez que un Presidente de México lleva a cabo este acto?

“Sí, es la primera vez que en una ceremonia pública y en una toma de posesión un Presidente de la República recibe el bastón de mando de parte de nuestros pueblos y comunidades, desde luego esto ha sido recibido con mucha alegría, mucha emoción, esperanza, porque nuestros pueblos tienen una gran esperanza que el nuevo gobierno de la República atienda los graves problemas, el olvido, la marginación en la que nos encontramos.

“Ese es un tema de preocupación no sólo de nuestro pueblos, sino a nivel nacional, por eso este acontecimiento reviste, además del significado cultural, tiene una alta relevancia política en nuestro país por ser la primera vez que un Presidente de la República recibe este alto símbolo del bastón de mando”.

Finalmente, Adelfo Regino Montes comentó que los grandes pendientes que el Estado mexicano tiene con los pueblos y comunidades indígenas del país son: el reconocimiento pleno en la Constitución, en las leyes de su derecho público a ser tomados en cuenta por las políticas públicas.

“También tenemos que atender los graves rezagos en las cuestiones económicas y sociales; evitar la migración, y evitar la destrucción de las lenguas indígenas, asociado por la discriminación”, finalizó.

 

 

 

 

  • El bastón de mando representa el poder comunal de los pueblos indígenas por antonomasia.
  • Representa la unión de los opuestos y la coincidencia de los contrarios. Es símbolo de la armonía y el equilibrio, de la unidad y la fortaleza, principios que deben guiar las decisiones de la persona que lo recibe para gobernar y tomar decisiones.
  • Es un símbolo del poder desde las épocas más remotas. Representaba los aspectos más importantes de las cosmovisiones indígenas: la fertilidad, la vida, el rayo-serpiente, el bastón plantador (la coa), el árbol; es decir, esos elementos sagrados y esenciales de la vida e identidad comunitaria basada en la cultura del maíz, sustento material y espiritual de los pueblos indígenas.
  • En la actualidad, el Bastón de Mando implica decir a las autoridades que “gobiernan obedeciendo” y donde el poder se ejerce mediante el mandato de las asambleas.
  • Al hacer la entrega del Bastón de Mando, los pueblos indígenas no sólo ven al Presidente como legítimo gobernante, también depositan en él su confianza de ser tomados en cuenta, en una nueva relación basada en el respeto y el reconocimiento.
  • Los pueblos indígenas hacen entrega del Bastón de Mando con la esperanza de fundar una nueva nación con el reconocimiento y ejercicio pleno de sus derechos.

  • La entrega del Bastón de Mando tiene lugar en muchas comunidades; y se entrega en el Día de Muertos, el inicio de un gobierno tradicional y la temporada de lluvias o cosechas.

  • Sus colores son símbolos de la diversidad y totalidad del universo, marcado por los puntos cardinales y sus colores.