El presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado negó que con el despliegue de la Guardia Nacional en las fronteras sur y norte de México se le dé mayor prioridad al tema migratorio que a los altos índices de criminalidad en México. 

“No es una cosa o la otra, la Guardia tendrá que atender estas tareas en el tema migratorio y tendrá que atender, por su puesto, su principal responsabilidad que es la seguridad”, sostuvo Delgado tras su participación en la inauguración de un foro en San Lázaro sobre las leyes secundarias de la reforma educativa.

Delgado defendió que hoy en día el despliegue de elementos de la Guardia Nacional es más visible en el tema migratorio porque no se había hecho antes y también por el acuerdo entre México y Estados Unidos “el cual hay que cumplir”. 

“El presidente (Andrés Manuel López Obrador) no creo que esté diciendo una cosa y otra, el presidente, lo que más le interesa, es el tema de la tranquilidad de los mexicanos. 

“Tendrá que haber suficiente Guardia, justamente la Guardia Nacional de eso se trata, de tener una policía de dimensión nacional, con el tamaño suficiente, las características y los recursos necesarios para enfrentar el fenómeno delictivo y otro tipo de fenómenos como el migratorio”, dijo.    

El también coordinador de diputados de Morena deslindó a la nueva administración federal de los altos índices delictivos que se mantienen en el país. 

“Nos dejaron un país sumido en una espiral de violencia y crimen y ahí están las estadísticas, ¿qué es lo que está haciendo diferente a este gobierno?, bueno, ya tiene la Guardia Nacional y tiene un programa de inversión social muy importante que eso tiene que empezar a dar resultados para pacificar al país”, apuntó. 

Recientemente el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública dio a conocer la incidencia delictiva de mayo pasado. Con los datos divulgados mayo se colocó hasta ahora como el mes más violento de lo que va del año con 2,903 víctimas de homicidio doloso. 

En total entre enero y mayo pasado han sido asesinadas en México 14,133 personas; esta cifra equivale a un aumento de alrededor de 5 %, es decir, unas 705 víctimas homicidio doloso más que las registradas en el mismo periodo del año pasado (13,428), el año más violento desde 1997.