La Cámara de Diputados aprobó un fondo de hasta 2 millones de pesos para que el pleno y las comisiones sesionen en sedes alternas a la de San Lázaro, de ser necesario.

Tras las manifestaciones realizadas por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el pasado periodo ordinario de sesiones, por las cuales se perdieron unas cuatro sesiones ordinarias de la Cámara Baja, el Comité de Administración autorizó crear un fondo para este tipo de situaciones.

Según un acuerdo del Comité de Administración, integrado por diputados de las ocho fuerzas políticas representadas en San Lázaro, y que fue signado el 1 de abril pasado, se prevé que el fondo se ocupe para pagar la logística de las sesiones de la Cámara, así como para alimentos y traslados.

“Quedan considerados en estos gastos los espacios físicos de inmuebles, los servicios relacionados con los mismos de logística, tales como equipos audiovisuales, servicios de Internet, equipo de cómputo, requerimientos de tecnología, telefonía y servicios de comunicación satelital para la transmisión del Canal del Congreso. Asimismo, pueden ser cubiertos gastos extraordinarios de transporte, alimentos, entre otros”, se precisó en el acuerdo.

Se asentó que el fondo podrá ser ocupado para el reembolso a servidores públicos que hayan ejercido algún gasto con motivo de generar un cambio de sede.

Se podrá generar un “reembolso a favor del servidor público que haya incurrido en el pago directo, siempre que presente el comprobante fiscal digital por Internet, de los servicios que hayan requerido por la Cámara”, refirió.

Además de estas estipulaciones, en el acuerdo del Comité, presidido por el diputado de Morena, Moisés Ignacio Mier Velazco, se indicó en el punto cuarto que se autoriza a la Secretaría General y a la Secretaría de Servicios Administrativos y Financieros para que explore la posibilidad de generar convenios de suscripción o contratos marco con instituciones públicas y privadas, “para atender posibles contingencias”.