Silao.- El Papa Benedicto XVI llegó por primera vez a tierra mexicana, fue recibido por el presidente Felipe Calderón, la Primera Dama, Margarita Zavala, y el arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago.

"¡México bendito con el Papa Benedicto!", "Benedicto, hermano, ¡ya eres mexicano!", se escuchaba.

El avión de Su Santidad portaba la bandera de El Vaticano y México.

Benedicto XVI alzó las manos en cuanto salió del avión.

Calderón lo recibió con un saludo de mano y una inclinación de la cabeza mientras que Margarita Zavala le dio la mano.

Al dar la bienvenida al papa Benedicto XVI, el presidente Felipe Calderón Hinojosa aseguró que México está de pie porque es un pueblo fuerte, con valores y principios.

En el Aeropuerto Internacional de Guanajuato dijo que la visita del sumo pontífice llena de energía al pueblo mexicano en momentos de tribulación y es un gesto de solidaridad y fraternidad que nunca olvidaremos .

DA SU PRIMER MENSAJE

El Papa Benedicto XVI aseguró que rezará por quienes sufren a causa de antiguas y nuevas rivalidades, resentimientos y formas de violencia en México, en su primer mensaje al país al inicio de su visita apostólica.

Ya sé que estoy en un país orgulloso de su hospitalidad y deseoso de que nadie se sienta extraño en su tierra. Lo sé, lo sabía ya, pero ahora lo veo y lo siento muy dentro del corazón , dijo el pontífice en español durante la ceremonia de bienvenida en el Aeropuerto Internacional de Guanajuato.

En estos momentos, el Pontífice se dirige a León en el "Papamóvil".

tania.rosas@eleconomista.mx

MIF/ apr