Normalistas de Ayotzinapa e integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) se enfrentaron con elementos de la Policía Federal en Chilpancingo, lo que dejó como saldo al menos ocho personas lesionadas, uno de ellos un policía federal con daño cerebral.

Cerca de las 6 de la mañana, integrantes de la CETEG y un grupo de normalistas colocaron vallas metálicas -que previamente habían sacado de la Casa de Gobierno de Guerrero- sobre la avenida Insurgentes, en el punto conocido como El Caballito, donde planeaban llevar a cabo el concierto Una Luz en la Oscuridad, en solidaridad con los estudiantes desaparecidos desde el 26 de septiembre.

Testigos mencionaron que en ese momento policías federales intentaron pasar por el lugar, y reclamaron a los manifestantes haber retenido previamente a tres de sus compañeros que sacaron del Hotel Real del Sol. Esto provocó fricciones entre ambas partes y luego el enfrentamiento a golpes.

En el enfrentamiento, también resultaron lesionados tres periodistas (entre ellos Carlos Alberto Torres y Alejandrino González Reyes) y dos manifestantes (uno de ellos, Lambertino Cruz Antonio, supuesto familiar de un normalista desaparecido).

Sobre estos hechos, los normalistas y los cetegistas dieron otra versión en un comunicado: Aproximadamente a las 4:20 horas llegó al lugar un grupo de cinco elementos de la Policía Federal, con aliento alcohólico, quienes agredieron verbalmente a los estudiantes y les apuntaron con sus armas. Uno de los elementos arrojó una piedra al estudiante Francisco Chalma, quien cayó por el impacto y fue pateado en el piso por varios elementos.

Momentos después los policías entraron al Hotel Real del Sol, en donde se hospedan habitualmente, y regresaron con otros elementos. Estos policías agredieron nuevamente a los estudiantes, les apuntaron con armas de fuego y se retiraron del lugar a bordo de 4 camionetas. En esta agresión fueron lesionados los estudiantes normalistas Miguel Barreto Juárez, Antonio Colón, Rigoberto de Jesús, Francisco Echeverría y Alejandro Espinoza. Tras conocer los hechos, maestros y padres de familia se acercaron al lugar para apoyar a los estudiantes heridos. Alrededor de las 6 de la mañana llegó al lugar un contingente numeroso de elementos de la Policía Federal en camionetas y autobuses .

Los normalistas manifestaron que incluso dialogaron con el comandante de la Policía Federal conocido como Espartaco, quien manifestó que la policía se retiraría del lugar y permitiría llevar a cabo el evento cultural .

En contraste, la Policía Federal -quien informó que presentó una denuncia ante la PGR por los hechos- refiere que agresores llegaron a dicho hotel del que sacaron a tres elementos federales, y al percatarse de los hechos, otros elementos trataron de ayudar a sus compañeros, lo que derivó en un enfrentamiento. La Policía Federal informó que los agresores se llevaron retenidos a los tres elementos, aunque más tarde los liberaron con heridas graves, uno de ellos con daño cerebral, por lo que fueron trasladados a hospitales para ser atendidos.

La Policía Federal informó que a los policías implicados en los hechos, incluidos los lesionados, se les practicó la prueba de la alcoholemia y ninguno de ellos dio positivo.

Horas después del enfrentamiento matutino, integrantes de la CETEG y normalistas incendiaron dos vehículos a las afueras Instituto de Formación y Capacitación Policial de Chilpancingo, ubicado a un costado de la carretera del Sol rumbo a Acapulco.

Omar García, vocero de los normalistas, acusó un acto de intimidación para tratar de frenar el concierto Una Luz en la Oscuridad, y que por este incidente lo trasladaron de Chilpancingo a Tixtla (donde se ubica la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa), donde participaron las bandas musicales Panteón Rococó; Los Aguas Aguas; Olmeca; Oveja Negra; Pachamama Familia; Segregados; Tehualné; Montserrat de León y Eric Ocelotl, entre otras.

En un comunicado, el gobierno de Guerrero hizo un llamado al diálogo y a la prudencia para evitar este tipo de acciones, que en nada contribuyen a preservar la paz que necesita Guerrero .

[email protected]>