El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo que obstante la carta que envió Guillermo Soberón Acevedo, ex secretario de Salud, al presidente Andrés Manuel López Obrador para manifestar su desacuerdo, el gobierno federal seguirá adelante con la formación de nuevos médicos y especialistas.  

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, López-Gatell Ramírez afirmó que no es un tema personal contra el doctor Guillermo Soberón, a quien calificó como “un talentoso y prolífico transformador de la salud y que aportó al derecho constitucional a la salud”.

El funcionario argumentó que México no tiene médicos suficientes, particularmente especialistas. Indicó que hay sólo 36 cirujanos pediatras oncólogos en todo el país y en psiquiatría hay muchos pocos especialistas.

Indicó que para solventar la carencia durante la epidemia de Covid-19, el gobierno creó soluciones como la contratación de 50,000 profesionales de la salud, y en el mediano plazo existe el proyecto para duplicar los espacios de formación de médicos especialistas.

Explicó que las especialidades duran cuatro años, y otras pueden ser de menor duración o subespecialidades o super especialidades. “Esto requerirá de esfuerzos de corto y mediano plazo”, admitió.

Añadió que en México, “desde hace muchos años, desde hace décadas, existen espacios suficientes para formar 10,000 especialistas, y estos incluyen todas las especialidades y todos los campos de la actividad profesional y todo el territorio nacional”.

López-Gatell afirmó que “el proyecto de nación en el que participamos en este gobierno considera que es indispensable formar más profesionales para cubrir las necesidades de la población que tiene importantes carencias en el acceso a la salud. (…) La cobertura de servicios de salud, es decir la capacidad instalada, no corresponde con lo que se necesita desde hace tres o cuatro décadas”.

“Consideramos que es indispensable garantizar una inversión pública apropiada, pero además consideramos que hay evidencia suficiente para del fracaso del proyecto neoliberal en México y muchas otras naciones en satisfacer las necesidades de las poblaciones y en reducir la injusticia (…)  proliferaron iniciativas privadas que sustituyeron las capacidades de los gobiernos de proveer una serie de servicios de salud, culturales, etcétera”, sostuvo.

jmonroy@eleconomista.com.mx