El presidente Felipe Calderón sostuvo que su gobierno cumple con la responsabilidad de proteger y velar por los menores de edad víctimas inocentes del crimen organizado, y reiteró que los grupos criminales son los causantes de la violencia en el país, no las acciones que ha emprendido su gobierno.

Como parte de esa atención y preocupación, Calderón Hinojosa encabezó este jueves la firma del "Acuerdo para la atención a niñas, niños y adolescentes en escenarios de delincuencia organizada", donde señaló que la realidad es distinta a lo que se ha dicho, porque su gobierno ha actuado para impedir que se siga victimizando a la sociedad.

Subrayó que "el Gobierno Federal ha asumido sin cortapisas una obligación elemental de cualquier gobernante, que hay que reiterarla independientemente de lo evidente que sea: la obligación de combatir a los criminales y de proteger a las familias".

Indicó que con ello se busca que no haya más víctimas de la violencia criminal; "esa es, al final de cuentas, la razón de nuestra lucha".

El mandatario expuso que a pesar de que la violencia es provocada por los criminales es responsabilidad indeclinable del Estado atender a quienes sufren las consecuencias, como los menores que son lastimados física o psicológicamente, lo que es doloroso.

Hizo énfasis en que su lucha es para que los menores de edad tengan un país seguro donde puedan crecer sanos y tranquilos, y reiteró que aunque se diga que la violencia es resultado de las acciones emprendidas contra grupos criminales, la realidad es distinta.

"Actuamos para impedir que se siga lastimando y victimizando a la sociedad. La violencia no es consecuencia de la acción del gobierno; al contrario, la acción decida del gobierno es consecuencia de la presencia de violencia en distintas regiones del país", donde los autoridades locales recurren al auxilio de las fuerzas federales.

El presidente Calderón destacó el acuerdo suscrito la mañana de este jueves para brindar la mejor atención médica, psicológica y legal a los menores víctimas inocentes de la violencia, así como a quienes han caído en las redes de la delincuencia y se han visto forzados a participar en actos criminales, a fin de ser rehabilitados.

Ante funcionarios del gabinete de seguridad, así como de organizaciones de derechos humanos y la representante de la Unicef en México, Susana Sottoli, precisó que con ese acuerdo su gobierno se compromete a coordinar esfuerzos para proteger a todos los menores sin importar cómo o por qué se vieron involucrados.

De igual forma las dependencias federales se comprometen a capacitar a todo el personal que participa en los operativos para que sepan exactamente cómo actuar ante la presencia de un niño, para proteger sus derechos e integridad, además de la obligación de proteger su identidad y salvaguardar la confidencialidad de sus datos.

MIF