El gobernador de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca, envió una carta al subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, para reiterarle que su gobierno no está dispuesto a que se instalen refugios para migrantes que a la postre se conviertan en “centros de detención, retención o hacinamiento”. Consideró que esa situación convertiría a México en un “muro invisible”.

Cabe destacar que el lunes, al término del Foro Igualdad y No Discriminación celebrado en Nezahualcóyotl, Estado de México, Alejandro Encinas, consideró que el ataque contra mexicanos en El Paso, Texas, “son producto de la descomposición de una sociedad, donde la violencia y el uso de las armas no tiene límite. El discurso antiinmigrante, el discurso xenofóbico ha ido anidando, alentado por el gobierno (de) Estados Unidos y aquí, lamentablemente, algunas autoridades locales lo han ido reproducido. Hay que ver el discurso, el más reciente del presidente municipal de Tijuana, o el discurso del gobernador de Tamaulipas, quien señala que no va a permitir la presencia de migrantes en el estado", dijo el Subsecretario.

En su misiva de respuesta, Francisco Cabeza de Vaca expresó que las políticas migratorias implementadas por la actual administración federal pueden ocasionar que México se convierta en un “muro invisible”.

Indicó que “hay poderosas razones para pensar que es producto del estado de aturdimiento en el que se encuentra esta administración, sobre todo en materia migratoria”.

"Nuestra tierra no servirá de campo de concentración. No levantaremos prisiones para dividir familias o para separar padres e hijos", se lee en la carta de Cabeza de Vaca.

Reiteró en calificar como "errática política" la estrategia migratoria del gobierno federal, por las implicaciones de los compromisos de contención, refugio y asilo asumidos con el gobierno de Estados Unidos.

”Expresé mi preocupación de ver migrantes extorsionados o abandonados a su suerte por las propias autoridades federales, como está sucediendo en Tamaulipas o Nuevo León. Mi inquietud de que México se convierta en el muro invisible con el que sueñan esos que alientan el odio y el temor hacia los migrantes, y que ahora toman armas para atentar contra la vida de personas cuyo único delito es ser o descender de México”.

“En Tamaulipas no se permitirá la instalación de centros de detención, retención o hacinamiento", sentenció Cabeza de Vaca.

[email protected]