La Guardia Nacional (GN) y autoridades de los tres órdenes de gobierno formaron brigadas para invitar a las familias a desalojar sus casas ante el riesgo latente de nuevos deslaves en el cerro del Chiquihuite, ubicado en la colonia Lázaro Cárdenas del municipio de Tlalnepantla, Estado de México.

Los guardias nacionales, junto con personal del Ejército Mexicano, Protección Civil y funcionarios estatales y municipales, visitan casa por casa para solicitar a sus inquilinos que se trasladen lo más pronto posible a los refugios temporales y así eviten poner en peligro su vida.

“En la zona de alto riesgo se ubican alrededor de 260 construcciones. Hasta el momento el 50% de las familias han sido desalojadas del área, pero falta el otro 50%, por lo que guardias nacionales trabajan, junto con el resto del personal, para solicitar a los vecinos que desocupen los inmuebles”, informó la GN.

Precisó que algunos de los afectados decidieron refugiarse con familiares, aunque también tienen la posibilidad de habilitar los siguientes albergues: Parroquia Corazón de Jesús, con 56 personas de cinco familias, de las cuales 13 son adultos mayores, 29 adultos y 14 menores de edad.

En el Salón Kamakiri pernoctaron 20 personas de tres familias: 12 son adultos y ocho menores de edad.

Asimismo, con personal de servicios públicos del municipio de Tlalnepantla, integrantes de la Guardia Nacional rellenan costales con escombro para intentar formar un dique de protección y contener escurrimiento de lluvia y posibles deslaves.

Asimismo, los sacos con tierra y escombro evitarán que las piedras continúen moviéndose a fin de que esto permita avanzar con las tareas de rescate.

La Guardia Nacional permanecerá en este punto del cerro Chiquihuite para continuar con los trabajos de desalojo, rescate, seguridad perimetral y la remoción de escombros.