El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) convocados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para coadyuvar en el caso Ayotzinapa dará los primeros avances sobre el trabajo de la nueva unidad de la Procuraduría General de la República (PGR), la cual fue creada a raíz de los vacíos de la investigación realizada inicialmente por el gobierno para esclarecer los incidentes del 26 y 27 de septiembre de hace un año en Iguala, Guerrero.

La investigación hecha por los cinco expertos que integran al GIEI desmontó la versión del gobierno mexicano sobre el destino final de los 43 estudiantes normalistas que desaparecieron a manos de policías.

En su reporte final del primer periodo de su mandato, el grupo recomendó replantear elementos de investigación del caso, así como algunas de las hipótesis del caso y líneas de estudio.

Asimismo, encargó investigar a todos los posibles responsables que podrían haber participado en los hechos de acuerdo con las declaraciones testimoniales y otras evidencias probatorias. También recomendó indagar el patrimonio de los presuntos responsables.

Para el GIEI es importante estudiar a todos los funcionarios públicos que hayan obstruido la investigación del caso de Ayotzinapa.

Para Maureen Meyer, coordinadora principal del Programa de México de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), ante la gravedad de los errores hechos en la investigación del caso era necesario crear un nuevo equipo dentro de la PGR para estar a cargo de esta siguiente etapa de la investigación.

La titular de la Procuraduría, Arely Gómez, presentó el lunes 30 de noviembre ante los padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa a los integrantes de la comisión que se encargará de investigar lo sucedido con los normalistas. La unidad la encabeza el abogado José Aarón Pérez Carro, cuya función será trabajar con peritos y ministerios públicos de la PGR, en colaboración con personal del GIEI.