Ante la posibilidad que tengan que ser sustituidos 30 trenes de la Línea 12 de la empresa española CAF, arrendados por 15 años por 1,550 millones de pesos, como lo ha expresado incluso el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera Espinosa, este sábado la Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE) del Distrito Federal informó que los trabajos de rehabilitación arrancaron hace 15 días tras haber concluido el reporte de la certificadora SYSTRA.

La decisión de sustituir los trenes en la Línea Dorada ante la imposibilidad de cambiar el trazo elevado, el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, SOBSE y la Consejería Jurídica capitalinos, se encuentra a la espera del informe de las certificadoras TÜV Reinhland y SGS, para reportar la decisión a la empresa española Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF).

Mientras tanto la SOBSE reportó las correcciones que ya están en curso en el viaducto elevado, con el objetivo de ajustar elementos que conforman las vías a los valores recomendados en el diagnóstico de Systémes de Transport (SYSTRA), así como correcciones geométricas a soldaduras aluminotérmicas, retiro de balasto, nivelación y alineación de vías, medición de valores de geolocalización.

Para la Secretaría que está a cargo de Alfredo Hernández García, lo más importante en este primer paso, es la medición de valores de geolocalización, porque los datos que arroje con exactitud milimétrica, definirán altura, peralte y puntos exactos a lo ancho de las vías donde se debe colocar cada pieza, mediciones que permitirán generar marcas o pantallas cada 10 o 5 metros sobre las vías.

Con lo que se asegura que la posición de las mismas no varíe y sirvan de referencia para cualquier tipo de intervención futura, como mantenimiento o liberación de esfuerzos, además que dicha implantación de datos, los equipos especializados llevan a cabo la corrección geométrica de algunas soldaduras aluminotérmicas sobre los rieles, que sirve para evitar que durante su trayecto los trenes sufran movimientos oscilatorios.

Esto último que ha sido prácticamente el problema principal de la suspensión del servicio de 11 de 20 estaciones de la Línea 12 desde el mes de marzo del año pasado y que se pretende esté operando al 100% a finales de noviembre, así como determinar la decisión si se sustituyen los trenes, porque cambiar la ruta de curvas por una recta sería impensable.

rtorres@eleconomista.com.mx