El concepto que debe guiar esta visión futura es EVOLUCIÓN, para tener la capacidad de anticipar las respuestas a los cambios que se viven hoy en día y que requieren de un pensamiento geométrico.

El análisis inicia con una serie de ciencias que se desenvuelven en forma multiplicativa e impactarán en este siglo en temas tan sustantivos como la clonación humana, el hombre eterno y la inteligencia artificial libre por citar algunos ejemplos.

Finlandia, Corea, Holanda y Canadá, casos exitosos de modelos educativos, han combinado calidad e incorporación de herramientas tecnológicas para apoyar el bienestar personal y el desarrollo de sus naciones. No olvidemos que la educación debe ser un bien común.

En nuestro país, contamos con instituciones educativas que son referencias de innovación, cambio disruptivo, infraestructura física de vanguardia y vinculación estratégica del aprendizaje con el entorno.

La Universidad Regiomontana es una de ellas, ya que considera que el verdadero valor del conocimiento es la aplicación práctica del mismo para servir a la sociedad, que busca desarrollar en sus alumnas y alumnos las habilidades que les permitirán florecer y asimilar los cambios (siendo la colaboración y el pensamiento crítico elementos fundamentales), así como la construcción de ciudadanía de nuestros egresados.

La educación en México debe garantizar la cobertura, equidad, pertinencia y calidad; que incorpore en la currícula temas estratégicos como el desarrollo de habilidades, colaboración, vinculación con el entorno económico y social, valores cívicos, pensamiento crítico y tecnología.

Que fomente el deporte, la apreciación de las artes y la cultura, la valoración del patrimonio histórico y muy especialmente, la ÉTICA. Que enseñe a los estudiantes a aprender a aprender y a pensar en forma crítica; empoderarlos para que ellos mismos, sean autogestores de su desarrollo.

Un sistema educativo que valore la función docente, que promueva su desarrollo y profesionalización. Que considere el diálogo constructivo con maestros y padres de familia.

En México, contamos con el talento para evolucionar hacia una mejor educación. Nuestro capital relacional de los académicos, investigadores, empresarios e instituciones educativas constituye una excelente plataforma para este cambio.

Recordemos al doctor Fernando Savater: “La educación es el único mecanismo de revolución pacífica que hay. La educación es el antídoto contra la fatalidad. La fatalidad provoca que el hijo del pobre siempre sea pobre, que el hijo del ignorante siempre sea ignorante, una buena educación hace saltar estas barreras por los aires. La educación es lo más subversivo que hay”.

Garantizando estas condiciones, podremos visualizar un futuro prometedor para nuestro país. La educación debe ser un bien común.

Ángel Casán, rector universidad regiomontana