Ante la probable comisión de concurrencia de otros delitos como parte del hallazgo de un supuesto “laboratorio electoral”, instalado en un céntrico hotel del estado de Puebla, en beneficio de la candidata panista al gobierno local, la Subprocuraduría de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo se sumó a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), ambas de la PGR, para indagar el caso.

La FEPADE informó que, desde el martes, cuando los simpatizantes de la coalición Juntos Haremos Historia, irrumpieron en el hotel y escenificaron una riña con adeptos del PAN, se está integrando la carpeta de investigación por una “presunta falsificación de actas de escrutinio en esa entidad, donde se detuvo a 62 personas”, las cuales fueron liberadas posteriormente bajo reservas de ley.

Los agentes del Ministerio Público federal especializado en delitos electorales están realizando las inspecciones del lugar, mientras peritos cibernéticos revisan el contenido de las computadoras que fueron aseguradas y la papelería presuntamente oficial del INE, para determinar si son copias o fueron sustraídas de algunas casillas electorales instaladas en Puebla el pasado 1 de julio.

La FEPADE anunció que la investigación se extenderá a todos los consejos distritales de Puebla, donde todavía el resultado final continúa en revisión.