Normalistas de Ayotzinapa y algunos padres de familia de los 42 desaparecidos se enfrentaron el lunes con militares del 27 Batallón de Infantería en Iguala, lo que dejó varias personas lesionadas.

A bordo de varios camiones, los normalistas y los padres de familia llegaron a dicho cuartel militar, donde acusaron tener pruebas de que elementos castrenses participaron en la desaparición de los 43 estudiantes la madrugada del 27 de septiembre en Iguala.

Enseguida, un grupo de personas con el rostro cubierto trataron de utilizar un tráiler de una empresa cervecera para romper las vallas e ingresar al cuartel militar, con el fin de revisar todas las instalaciones y asegurarse de que los 42 desaparecidos no se encontraran presos en el lugar; sin embargo, sólo atravesaron unos metros.

La intensión de los padres de los normalistas desaparecidos, de ingresar al 27 Batallón Militar, no era tan sencilla, debido a que las instalaciones ya estaban resguardadas con vallas de metal y alambradas.

Luego los estudiantes normalistas, encapuchados, iniciaron una confrontación con elementos militares que resguardaban las instalaciones, y a quienes les arrojaron bombas molotov y botellas del camión cervecero, además de piedras y objetos. Hacía la 1:55 de la tarde, los padres lograron avanzar unos metros al interior del cuartel, pero luego los efectivos militares se reagruparon para aglutinar al grupo que intentaba ingresar.

Nos agredieron, golpearon a los padres y alumno; nunca pensamos de esa agresión que nos hicieron con gases lacrimógenos y hasta piedras , expresó Felipe de la Cruz, vocero de los padres de desaparecidos.

Los efectivos militares amenazaron con realizar detenciones, e incluso se informó que la señora María Inés Abraham Gaspar, tía del joven desaparecido Abraham de la Cruz, fue detenida junto con un reportero de la cadena teleSUR, sin que la Secretaría de la Defensa Nacional se haya pronunciado apropósito.

La confrontación terminó cerca de las 2:15 de la tarde, cuando los normalistas y los familiares de los desaparecidos regresaran a los autobuses para dirigirse ahora al Batallón de Infantería en Chilpancingo, donde ya los espera un grupo de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, y quienes incendiaron una camioneta a la entrada del cuartel militar, al que los padres también buscaron entrar sin conseguirlo.

Las protestas de los familiares y compañeros de los normalistas en instalaciones militares también se extendieron este lunes a una base de la Marina y el 48 Batallón de Infantería de Cruz Grande, ambas en Acapulco.

jmonroy@eleconomista.com.mx