La necesidad de reconstrucción institucional de Michoacán enfrenta como principal obstáculo la falta de un objetivo claro de los gobiernos estatal y federal frente a la violencia y resquebrajamiento institucional, exhibió el Centro de Investigación para el Desarrollo A.C. (CIDAC).

A través de un análisis, esta organización advierte la carencia de un diagnóstico definido y de una estrategia capaz de atacar las causas del fenómeno que ahí se vive. La organización, presidida por Luis Rubio, expone que mientras pareciera que el objetivo detrás de la estrategia es la recuperación y pacificación de zonas particulares de la entidad sobre todo, Tierra Caliente , la presencia y evolución de los grupos de autodefensa, la existencia del crimen organizado y la formación de leyes sociales de estos grupos en ciertas poblaciones hablan de un problema que amerita una meta mayor: la necedad de justicia social .

CIDAC expone que el problema michoacano no se debe a la existencia de las autodefensas y argumenta que el prestigio que han ganado es reflejo del fracaso de la autoridad estatal y municipal de asegurar el orden público. Por ello, el objetivo central de la nueva estrategia no debería centrarse en estas agrupaciones.

La justicia en Michoacán implica para el CIDAC una estrategia con distintas aristas. Si bien es necesaria la intervención policiaca, es insuficiente, pues ha existido desde el 2006 y no ha asegurado la reconstrucción del tejido social.

Es indispensable la limpieza de las instituciones estatales y municipales, acompañada de juicios a funcionarios públicos coludidos con grupos criminales; el reconocimiento de grupos criminales irreconciliables; considerar que las autodefensas adquirieron legitimidad importante en ciertos municipios, por lo que sólo desarmarlos y levantar denuncias del fuero federal no será suficiente .

[email protected]