El tema de los trabajadores y sobrevivientes de las minas derrumbadas en la zona carbonífera de Coahuila no ha sido de importancia para el gobierno federal, lamentó Cristina Auerbach Benavides, defensora de los derechos de los trabajadores de la región.

La activista, que acompaña a familiares de las víctimas del derrumbe suscitado el pasado 4 de junio en la mina de carbón de Micarán en Muzquiz, Coahuila, dijo que pese a que los funcionarios de la Secretaría del Trabajo, Protección Civil, y el gobernador del estado, Miguel Ángel Riquelme, participaron el rescate de siete mineros fallecidos por el derrumbe, hasta el momento no se han cancelado las minas aledañas y, al contrario, existen presiones para que trabajadores de Micarán laboren en otras minas. 

“El gobierno no ha tomado medidas de no repetición, sino que se hacen las cosas para que se repitan porque nadie quiere asumir las responsabilidades”, añadió. 

La activista advirtió que a las viudas de estos siete trabajadores fallecidos, las misma autoridades las están presionando para que acepten pensiones mensuales entre 2,300 y 2,700 pesos, bajo el argumento de seguir con los procesos de investigación, y que en caso de estar inconformes pueda demandar posteriormente. 

Mientras que a otros trabajadores de Micarán, denunció Auerbach Benavides, los quieren meter a minas aledañas de carbón, de lo contrario los finiquitan con 5,000 pesos.

Deslinde de la CFE 

Cabe señalar que luego del derrumbe en Múzquiz, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha asegurado que no tiene ninguna relación comercial con la mina productora de carbón en donde se suscitó el incidente, sin embargo, ante tal situación, Cristina Auerbach, enfatizó que la tragedia se pudo haber evitado, ya que desde hace años se han denunciado los riesgos al interior de al menos 50 minas que suministran carbón a la paraestatal. 

“Ahorita puede decir que no le compraba a Micarán, lo que no puede decir es que no le advertimos de que los contratos que entregaron están siendo operados por empresas que no cumplen con los mínimos de seguridad. Lo que le ofrecíamos a la CFE era que se limpiara su cadena de suministro”, recordó.   

“En la carta que entregamos al director de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, señalamos nuestra voluntad de reunirnos con él, porque la precariedad de los centros de trabajo que suministran carbón a CFE, se repite a lo largo de la región dado que, se ha permitido durante décadas que, los empresarios operen sin cumplir con las leyes, incluso sin tener minas o coyoteando carbón de minas clandestinas. Su única respuesta fue que, CFE no compra el carbón de la cueva de Micarán siniestrada hace un par de semanas”, señaló.

En tanto, el Centro Prodh, organización acompañante de las víctimas de los derrumbes de minas, enfatizó que el tema no es quién debe controlar los contratos de carbón, sino las condiciones laborales de los mineros. "Cuando lo hizo el Gobierno de Coahuila a través de la PRODEMI, se hacía exactamente lo mismo que ahora que los controla directamente la CFE: las mismas muertes, el mismo sufrimiento de las familias, las mismas respuestas de las autoridades para sostener la misma impunidad"

“Una vez más, insistimos que más que pronunciamientos, lo que urge son medidas que eviten estas tragedias, entre otras: 1) prohibición legal y total de las llamadas “minitas de arrastre” o cuevas y pozos de carbón; 2) el compromiso público de la CFE de no comprar carbón de este tipo de minería; 3) la revisión de todos los contratos asignados por CFE; 4) la cancelación en las concesiones mineras de todas las áreas ya explotadas; 5) la elaboración de un “Protocolo de Salvamento Minero”, llamaron. 

Recordaron que desde hace más de 15 años, se han advertido de tragedias que pudieron evitarse, como Pasta de Conchos (2006); El Manantial (2007); La Sabina (2007); Zeduvik  (2009); AlvaRam (2009); Ferber (2009); Lulú (2009 y 2011); Lujan (2009); Vertical 4 (2010); Boker (2010, 2013 y 2014); el Tesoro (2010); El Mupo (2011); La Misión (2011); BINSA (2011); Santa Rita (Sonora, 2012); El Progreso (2013); Lares (2013 y 2014); Mitrosa (2014); San Javier (Sonora 2015), Migaral (2016); El Gato (2016); C5 (2017); AlphaPrime (2017); Rancherías (2019).

kg