El presidente Felipe Calderón Hinojosa culminó ayer las giras para los funcionarios a nivel nacional antes de la veda electoral que comienza hoy. El Primer Mandatario eligió el Estado de México para concluir las visitas de trabajo a los estados y en su mensaje aseguró que ha tratado de ser un gobernante que no roba ni hace obra.

La última inauguración de Calderón Hinojosa antes de la veda fue la del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca. En el recinto pidió a los ciudadanos exigir cuentas a los gobernantes.

En mi paso por la política siempre he escuchado una frase muy triste, muy triste, que describe el viejo concepto de política que hay en México y que tenemos que desterrar entre todos: Que robe pero que haga obras , manifestó.

Un concepto que (...) tenemos que cambiar, no se vale robar a la gente. No se vale , sentenció.

A partir de hoy y hasta pasadas las elecciones, el Presidente no podrá enaltecer los logros de su administración, por ello realizó más de 50 giras a nivel nacional desde el pasado 4 de enero.

El único estado al que no acudió el Primer Mandatario fue Tlaxcala, gobernado por Mariano González Zarur, funcionario emanado de las filas del PRI.

Entre las entidades más visitadas por el Jefe del Ejecutivo se encuentran Guanajuato, Jalisco y Estado de México, las primeras dos administradas por panistas y estados que renovarán gubernatura el 1 de julio.

En el lapso de tres meses, el presidente Felipe Calderón fue el principal vocero y defensor de la estrategia de seguridad pública, cuestionada por varios sectores de la población debido al incremento en la cifras de violencia.

En segunda instancia, enfatizó la política social. El Presidente sorteó las exigencias de los gobernantes a raíz de los daños provocados por las sequías.

A partir de lo anterior, se vio a un Presidente más activo en el reparto de apoyos sociales, hasta optó por entregar dinero en efectivo a los beneficiarios.

Y los avances de la cobertura universal de salud y en materia de infraestructura fueron los rubros que también enfatizó. Destacó que su gobierno, humanista, ha otorgado mayores oportunidades en salud y destinado más presupuesto a las obras. Asimismo, el ámbito de empleo y educación fueron enaltecidos.

El Presidente ya se dio cuenta de que le quedan 15 minutos para la hora, afirmó el neurofisiólogo, Eduardo Calixto. El especialista aseguró que el cerebro del Mandatario percibe que ha llegado el momento de despedirse de la Presidencia y que se reducirán los momentos de estar bajo los reflectores, pero la emoción de ser el centro de atención no se puede alejar fácilmente.

La dopamina que se libera al estar en una situación de poder y recibir todos los aplausos y elogios es altamente adictiva y Felipe Calderón quiere revivir hasta el último minuto esa sensación.

Para el doctor en neurofisiología, los encuentros organizados por la Presidencia no son actos para dejar posicionada a Josefina Vázquez Mota, ni tienen fines electoral, son para que Calderón sienta que conserva el control y que aún recibe atención .

[email protected]