El presidente Felipe Calderón no sólo difunde los avances de su administración por radio y televisión. Rumbo al VI Informe de Gobierno propaga también los logros del sexenio por teléfono.

Los mexicanos ya reciben llamadas del gobierno federal con la voz del presidente Felipe Calderón defendiendo la lucha por la seguridad. El identificador de llamadas registra un número fuera de zona antes de escuchar su voz.

El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, entregará este sábado el último Informe de Gobierno calderonista en la Cámara de Diputados. Calderón sólo pudo hacerlo una vez, en el 2007.

En este sexenio se sepultó el llamado Día del Presidente, cuando el Jefe del Ejecutivo acudía a San Lázaro y daba un discurso, generalmente, con manifestaciones de los grupos opositores.

La única vez que Calderón acudió a San Lázaro a entregar el documento fue en el 2007, cuando 146 diputados de los partidos de izquierda abandonaron el pleno al cuestionar la legitimidad con la que el michoacano gobernaba.

Apenas tres minutos permaneció el Mandatario en el recinto. No hubo pancartas, gritos, aplausos ni confrontaciones entre grupos parlamentarios como sucedió cada 1 de septiembre con los expresidentes que emitían discursos largos y eran interrumpidos y cuestionados por los legisladores.

En el 2008 las cosas cambiaron. Fue el año en el que se sepultó el Día del Presidente y se acordó que el Ejecutivo sólo debería entregar el informe y lo podía hacer un tercero, en este caso el Secretario de Gobernación.