Durante la conmemoración del 148 aniversario de la Batalla de Puebla, el presidente Felipe Calderón defendió el trabajo del ejército en el combate al crimen organizado, de aquellos que regatean los logros alcanzados por las fuerzas armadas.

Afirmó que el arrojo, la disciplina y la institucionalidad de los elementos castrenses desmienten día con día tales dudas, cuestionamientos o regateos.

A pesar de los meritos ganados en su quehacer cotidiano, de su esfuerzo heroico e incluso del martirio de muchos de sus integrantes hay quienes regatean los aportes, los logros y el sacrificio de las fuerzas armadas, o que ponen en duda su enorme contribución en la fortaleza de la república , expresó frente a soldados del servicio militar nacional.

El Mandatario mexicano destacó que el respeto y apego a la ley es precisamente la regla que rige a los elementos castrenses.

Dijo que el apoyo del ejército en la lucha contra la delincuencia organizada será necesario en tanto que las autoridades civiles pueden reorganizarse, depurarse y fortalecerse y así sin el respaldo de las fuerzas armadas puedan por su cuenta dominar a los criminales y preservar en sus comunidades el orden público.

Calderón Hinojosa reconoció el trabajo del Senado de la República en la aprobación de las reformas a la Ley de Seguridad Nacional, la cual dijo, dota de un marco jurídico más fuerte que otorga mayor certidumbre a los militares para actuar en su labor de combate al crimen.