El pleno del Senado de la República aprobó en lo general y particular, por 64 votos de Morena, PVEM y PES, y 39 del PAN, PRI, MC, PRD y PT en contra, el decreto que reforma 16 leyes y abroga una para extinguir 109 fideicomisos y fondos públicos cuyos recursos ascienden a 68,478 millones de pesos.

Tras más de 12 horas de discusión —la sesión inició al filo de las 8 de la noche del pasado martes y terminó a las 8:30 de la mañana de ayer—, el dictamen fue remitido al Ejecutivo federal para su eventual promulgación y vigencia.

Para garantizar el orden e ingreso de los senadores a la antigua sede senatorial de Xicoténcatl, habilitada como recinto alterno, y poder sesionar debido a que las instalaciones actuales del Senado, ubicadas en Paseo de la Reforma, esquina Insurgentes, fueron bloqueadas desde el pasado lunes por representantes de colectivos y ciudadanos inconformes con la extinción de fideicomisos, las autoridades capitalinas instrumentaron un operativo de la fuerza pública a solicitud de Eduardo Ramírez, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Alta.

La exposición de motivos del decreto aprobado refiere: “El monto reportado en disponibilidades de estos fideicomisos se reasignaría a acciones para atender los efectos de la pandemia del Covid-19 en temas de salud y economía, así como a garantizar la continuidad de los programas sociales del bienestar”.

De decenas de propuestas de modificación al decreto presentadas durante toda la madrugada por 50 senadores de todos los partidos políticos, pero sobre todo panistas, priistas, emecistas y perredistas, quienes conforman el autollamado bloque de contención, no se aprobó ninguna.

Entrevistado al finalizar la sesión, Ricardo Monreal Ávila (Morena) explicó que entre las ventajas cuantitativas de la enmienda legal destaca que se evitarán gastos de administración de hasta 30% anual de los recursos de los fideicomisos, y que las ventajas cualitativas se relacionan con que habrá transparencia y rendición de cuentas del gasto público.

El coordinador del partido Movimiento Regeneración Nacional y presidente de la Junta de Coordinación Política dijo que la extinción de fideicomisos no extingue la obligación del Estado de atender a los distintos beneficiarios actuales de los mismos.

“A través de la Tesofe (Tesorería de la Federación) van a seguir atendiendo a científicos, académicos, a cineastas, a deportistas, a defensores de derechos humanos, a niños; todos los que se venían beneficiando”.

rolando.ramos@eleconomista.mx