A partir del próximo ciclo escolar, el cual arranca en agosto próximo, refresco, bebidas azucaradas, yogurth para beber, palomitas con mantequilla, gorditas, molletes, pizzas, sopas instantáneas, así como productos que contengan más de 400 calorías por cada 100 gramos, dejarán de venderse en las escuelas tanto públicas como privadas.

Lo anterior lo establece el anteproyecto de los lineamientos generales para el expendio y distribución de alimentos y bebidas en los establecimientos de consumo escolar, aprobado por unanimidad por los onsejos de Salud y Educación.

Sin embargo, tomará entre seis y 12 meses eliminar los productos chatarra, que es el tiempo que se les está dando a las empresas y a los proveedores para modificar el contenido de dichos alimentos.

El secretario de Educación, Alonso Lujambio, junto con su homólogo de Salud, José Ángel Córdova Villalobos coincidieron en que este proyecto es un avance histórico para erradicar el flagelo de la obesidad, el cual afecta a 4 millones de escolares entre cinco y 11 años.

Actualmente, detalló Córdova Villalobos, los menores consumen 550 calorías en su tiempo en la escuela, la implementación de estos lineamientos busca disminuir 200 calorías, ya que lo ideal es que los menores de preescolar consuman 228 en sus horas de escuela; mientras que entre los niños de primaria debe ser de 275 y 382 para los estudiantes de secundaria.

El titular de Salud reconoció que aún no existe un catálogo de productos con alta densidad energética que serán retirados; sin embargo, aseguró que los alimentos que no cumplan con los lineamientos serán expulsados de las escuelas.

Bajo la lupa del Consejo

Lujambio Irazábal informó que será el Consejo Escolar de Participación Social en la Educación de cada centro educativo, el cual fiscalizará el cumplimiento de la disposición.

El documento, informaron, será enviado a la Comisión Federal de la mejora regulatoria, la cual pondrá al escrutinio público para que se realicen los ajustes, aprobarlo y posteriormente publicado en el Diario Oficial de la Federación.

politica@eleconomista.com.mx