El presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, indicó que la explosión de una toma clandestina suscitada el viernes pasado en el municipio de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo, se pudo prevenir. 

“Hay que decir que hubo una mala decisión, inoportuna atención y acción del gobierno. Esta fuga duró más de cuatro horas, se pudo haber cerrado el ducto, se pudo mandar más fuerzas federales y acordonar el sitio y no se hizo”, afirmó el presidente nacional del albiazul mediante una nota de prensa.

Cortés demandó que el gobierno federal asuma la responsabilidad sobre los hechos del pasado viernes que han dejado hasta ahora 89 muertos

“México demanda un gobierno que asuma su responsabilidad y que no genere más muertos y problemas por su incompetencia… No hubo una correcta aplicación de protocolos de protección civil, así como un reducido número de elementos de las fuerzas federales”, sostuvo.

El presidente nacional de Acción Nacional se pronunció, en el mismo documento, por combatir el problema del robo de combustibles en México “sin afectar a la población”, al tiempo que llamó a los ciudadanos a que reporten las fugas de combustibles en los ductos de Pemex sin dilación.