Pese a las amplias y profundas implicaciones que tiene en la vida de las personas el hábito de caminar, la movilidad peatonal ha sido relegada en la planeación y políticas urbanas, alertó Salomón González Arellano, investigador del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma Metropolitana.

En un comunicado, dijo que en la mayoría de los países, las ciudades se han planeado y construido para acomodar la movilidad del automóvil, por lo que el modo de desplazarse se suma a las múltiples desigualdades que imperan en las metrópolis.

Lo anterior hace necesario, en el caso mexicano, producir datos empíricos sobre esta práctica, que permitan identificar los patrones de movilidad peatonal entre distintos grupos sociales y en lugares con características diversas, entre otras variantes, que faciliten la construcción de estándares para el diseño urbano y la aplicación de políticas públicas.

Al respecto, puntualizó que profesores-investigadores de distintas áreas de las Unidades Cuajimalpa y Azcapotzalco de la UAM desarrollan el proyecto Ciudad Caminable: caracterización y estimación del potencial de la movilidad peatonal en 59 zonas metropolitanas del país.

La investigación consiste en caracterizar los atributos del espacio urbano que influyen en la movilidad peatonal de las principales zonas metropolitanas del país, así como en la creación de un índice basado en un cuerpo conceptual y metodológico que servirá para definir y medir el espacio urbano de manera regular y transparente.

El estudio cuenta con el financiamiento del Fondo Sectorial de Investigación para el Desarrollo Social, de acuerdo con la convocatoria de la Secretaría de Desarrollo Social-Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología 2012.

Busca, además, identificar y evaluar las principales tendencias a nivel internacional en este campo, con el fin de posicionar la realidad mexicana y diseñar instrumentos encaminados a mejorar la calidad del espacio urbano.

Señaló que el estudio propone construir un panorama integral y sensibilizar a funcionarios, tomadores de decisiones en política pública, organizaciones sociales y a la sociedad en general sobre la importancia de desarrollar una cultura de la movilidad peatonal en relación con los beneficios sociales, económicos y ambientales.

El doctor en ordenamiento territorial y desarrollo regional por la Universidad Laval en Québec, Canadá, afirmó que la investigación permitirá contar, por primera vez, con datos obtenidos de fuentes fidedignas sobre "cómo caminamos y bajo qué razones caminamos los mexicanos, con lo que esperamos proponer estándares que sirvan para el diseño urbano".

Al final del estudio, se entregará además un reporte y base de datos de una encuesta (de 1,600 cuestionarios) sobre las prácticas del caminar urbano en México, que permitirá entender de manera sistematizada la movilidad peatonal en el espacio urbano, distinguiendo atributos de las personas, los lugares y los tipos de viajes.

mac