Pacientes de la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam) se manifestaron afuera de Palacio Nacional para exigir la gratuidad del servicio, así como que se firme un acuerdo entre la organización y el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

A la manifestación también se unieron padres de niños con cáncer, pacientes con VIH y trabajadores de institutos públicos.

Mientras que al interior del recinto, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aseguró que el Insabi dará continuidad a mujeres que eran atendidas en Fucam durante el Seguro Popular.

El subsecretario aseguró que el nuevo sistema de salud no incluye contratación de entidades privadas, por lo que se canceló la participación de dicha fundación.

Señaló que los casi 1,000 casos nuevos de cáncer de mama que al año se atendían en Fucam, ahora podrán ser tratados en el Hospital Juárez, Hospital General de México y el Instituto Nacional de Cancerología.

“No se suspende ningún tratamiento”, aseveró.