La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) advierte que los discursos de odio y la xenofobia ocasionan situaciones de acoso en escuelas, espacios de trabajo y otras esferas públicas, donde personas son víctimas de persecución debido a su origen o situación migratoria.

A propósito del Día Internacional del Migrante , celebrado el 18 de diciembre, la Comisión recuerda que existe una estrecha relación entre los prejuicios y estereotipos difundidos dentro de las sociedades y los actos de violencia cometidos contra migrantes y otras minorías.

Aunque no todos los mensajes de odio resultan en crímenes de odio, los crímenes de odio rara vez ocurren sin una estigmatización previa y una deshumanización de los grupos a los que van dirigidos , explicó.

La Comisión advierte que existe una relación intrínseca entre la difusión de estereotipos y prejuicios negativos de las personas migrantes y la marginación, discriminación y violación de derechos que enfrentan estas personas.

Ningún Estado, por ningún motivo, está legitimado para violar los derechos humanos de los migrantes. Ni siquiera a pesar de contar con el apoyo de algunos sectores de la sociedad, los derechos humanos de los migrantes no pueden ser violados, enfatizó .