Los gobiernos locales deben cumplir con respeto la prohibición constitucional de mantener la imparcialidad política, tanto en su actuación como en el uso de los recursos a su cargo, demandó el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello.

Al dar inicio al periodo de registro de las candidaturas de quienes contenderán por un cargo de representación en el proceso electoral, Córdova Vianello instó a los estados a “ser respetuosos de su obligación de no intervenir en la contienda electoral”.

El consejero presidente explicó que en este periodo de registro, que concluirá el próximo 18 de marzo, los partidos y coaliciones, así como las y los aspirantes independientes a un cargo de elección, deberán entregar los documentos con los que acrediten que han cumplido con todos y cada uno de los requisitos que marcan la Constitución, la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, y la Ley General de Partidos Políticos.

Durante esta semana, dijo, de los partidos y candidatos se espera que se apeguen a las normas y cumplan con sus obligaciones de transparencia y rendición de cuentas. Ello significa que tienen la obligación de apegarse a las disposiciones de la fiscalización, pormenorizó.

Este respeto, prosiguió, implica que en México, como en cualquier sistema democrático, no haya ganadores ni perdedores predeterminados. “Los triunfos electorales se obtienen en las urnas y los otorgan las y los votantes en las casillas. El futuro político de nuestro país dependerá de la capacidad de todos de contribuir a la cohesión social y a la construcción de consensos”.

Córdova Vianello planteó una reflexión sobre el momento en el que se encuentran las contiendas electorales, las cuales representan el proceso más grande de nuestra historia para renovar institucionalmente los poderes de la República.

Como se trata de una renovación pacífica, abundó el consejero presidente, en este procedimiento que forma parte del andamiaje democrático, la jornada electoral no es un punto final: “El 2 de julio, la vida en nuestro país continuará gane quien gane, los trabajadores irán a sus empleos, los empresarios continuarán con sus negocios y las familias seguirán con sus rutinas.

“Para que esto sea así, el respeto a las reglas es una condición necesaria para que la democracia cumpla con su función civilizatoria, dijo el consejero presidente del INE.